Transcripción de entrevista con el Presidente Electo de El Salvador, Mauricio Funes, en el Canal 33

SAN SALVADOR / LUNES 16 DE MARZO DE 2009
R.L.: (Entrevista con: Romeo Lemus): Mauricio, gracias por tomar en tu agenda en cuenta, a esta entrevista y haber aceptado la invitación, yo sé que es bastante complicado para ti en este momento, sobre todo por la cantidad de cosas que has tenido que enfrentar el día de anoche, la celebración en el redondel Masferrer, ¿no?, que fue, que fue…
Sr. Funes: Terminó tarde.
R.L.: Terminó tarde, pude pasar por ahí y la verdad es que hay que decirlo, fue una fiesta, una fiesta impresionante la que tenían ahí los militantes del partido FMLN.
Hablamos con Alexander sobre el papel del tribunal, ‘verdá, y hablamos también sobre el comportamiento que al final tuvieron los dos partidos políticos.
Quiero comenzar, eh, contigo con esto, eh, fue un comportamiento, ¿te parece adecuado del partido ARENA, hablo militancia, y del FMLN?

 

Sr. Funes: Primero, te agradezco la invitación, te pido disculpas porque me había comprometido a estar antes, pero ayer hubo una…

(interrumpe)

R.L.: Gracias, te agradezco, te agradezco porque yo también, de alguna manera, lo había planteado.

Sr. Funes: Sí, pero ayer hubo una solicitud considerable de otros medios de comunicación, y no podía estar en todos.

Así que asumí el compromiso de estar acá, de estar en otro canal de televisión y tenía que cumplir.

R.L.: Bueno.

Sr. Funes: Pero muchas gracias por haberme esperado y a los amigos televidentes también, por haber esperado, en sus hogares, al desarrollo de esta entrevista.

Yo creo que sí ha sido el comportamiento adecuado el que ha tenido el partido ARENA y, sobre todo la voluntad que ha comprometido el candidato Ávila, ahora presidente del Consejo Ejecutivo Nacional, del partido ARENA, puesto que ya no es más candidato, las elecciones se cerraron ayer, la jornada electoral terminó ayer, sólo estamos a la espera de resultados firmes, de parte de las autoridades electorales.

Él comprometió, frente a su liderazgo, frente a los ex presidentes, frente al propio Presidente de la república, comprometió la voluntad de su partido, de convertirse en partido de oposición, pero en una oposición crítica, constructiva, una oposición sensata, que eso es lo que necesitamos en una democracia.

La democracia no consiste en anular la oposición la democracia consiste en estimular la oposición, pero que la oposición asuma su rol de fiscalizador, de ojo crítico, de no dejarle pasar nada, ningún error, ninguna arbitrariedad, ningún abuso a quien está en el poder, pero hacerlo en forma constructiva, en forma sensata, contribuir a la construcción de los entendimientos que son necesarios para sacar adelante al país, la crisis que enfrenta.

Yo recibí una llamada del presidente Saca… (interrumpe)

R.L.: Anoche.

Sr. Funes: …poco después de mi discurso, de mi mensaje ante la prensa nacional e internacional.

El mensaje, que son bastante coincidentes, pero aunque públicos diferentes, es decir, el mensaje que di ante la prensa nacional e internacional, en un espacio cerrado del hospital, del hotel Sheraton Presidente, frente al mensaje que dije ya en la plaza pública.

Digo, son mensajes que tienen el, el, la misma esencia aunque naturalezas diferente, porque estábamos hablando de públicos y condiciones emotivas diferentes.

Pero ayer en mi mensaje, yo planteé, le planteé al presidente Saca, que le iba a respetar como Presidente, como siempre lo he hecho, pero desde mi posición como presidente electo, voy a colaborar con él en lo que él estime conveniente para que termine su último día como presidente de los salvadoreños y las salvadoreñas, para que lo termine bien, para que termine bien su mandato.

Y esperaría, de parte de él, una colaboración similar, para que yo pueda asumir bien mi mandato, a partir del primero de junio.

Él me llamó a los cinco minutos que cerré mi discurso, me cayó una llamada en el teléfono de un amigo que tenemos en común y me dijo, aquí está el Presidente de la república, ¿le tomás la llamada? Por supuesto le dije, le tomé la llamada, él me saluda y me dice, presidente electo… (interrumpe)

R.L.: Qué bueno, me parece muy bien.

Sr. Funes: …yo le dije presidente Saca, me parece muy bien ese intercambio, las palabras cuentan en estos momentos.

Y él me agradeció el gesto que tuve, no sé si ellos esperaban una actitud diferente de mi parte, y del liderazgo del FMLN, pero me agradeció el gesto que tuve, me agradeció el esfuerzo por construir entendimientos, y me dijo que iba a tener toda la colaboración de parte de él para trabajar en la transición, para garantizar la gobernabilidad democrática en la transición.

Incluso, que la transición sea un componente de la gobernabilidad democrática que necesitaré a partir del primero de junio.

Y también me pasó, inmediatamente después, luego que conversamos y que bromeamos un poco, por cierto, me ofreció una caja de puros, que la estoy esperando todavía, como, como regalo por mi victoria, me pasó inmediatamente al ingeniero Ávila, y el ingeniero Ávila también más comedido, un tanto más parco en su, en sus expresiones, me dijo que él había garantizado de que iba a reconocer los resultados de las elecciones y que no nos cabía ninguna duda que los resultados me favorecen, y por lo tanto, me reconocía como presidente electo y que me deseaba, eh, no la mejor de las suertes, porque no se trata de desear suerte, pero sí que me deseaba el que pueda hacer un buen gobierno.

R.L.: Muy bien.

Fumas puro, ¿no?, entonces, fumas puro.

Sr. Funes: Sí, sí, sí, fumo puro.

R.L.: Mauricio, a ver, mirá, hay dos mensajes claros, Mauricio, fíjate que, eh, hemos tenido dos proceso electorales seguidísimos, ¿no?, enero y marzo, ahora, y hay dos mensajes claros de parte de la población salvadoreña.

El primer mensaje, eh, eh, elecciones para alcaldes y diputados, la composición de la Asamblea Legislativa obliga a los partidos políticos a concertar en la Asamblea Legislativa.

Pero me parece también que, eh, los resultados del día de ayer es el mismo mensaje de alguna manera, eh, una diferencia de dos, tres puntos, no se cuánto va a ser al final, pero creo que por ahí va a andar más o menos, está avanzando el mismo mensaje, eh, concertación, eh, hay que, eh, entenderse entre las fuerzas políticas del país, entre las fuerzas vivas del país, y no sé si tú así lo has leído también, es, estos dos mensajes lanzados, digo, a través de los resultados de las elecciones.

Sr. Funes: Ayer dije que yo veía el resultado de la elección como la victoria de la propuesta de unidad nacional que hice a lo largo de la campaña, yo no estoy haciendo una propuesta de unidad nacional, de construir un gobierno de unidad nacional ahora, ahora que soy presidente electo.

Yo insistí en que El Salvador sólo tenía viabilidad si el próximo gobierno, sea del partido que sea, decía, construye los entendimientos políticos necesarios para sacar al país de la crisis en la que se encuentra.

Esto implica ser un gobierno de permanente negociación, un gobierno de búsqueda de consensos, donde el consenso, donde la búsqueda de consensos deje atrás la intolerancia y la exclusión, que es lo que ha caracterizado estos 20 años de ejercicio público.

Lo planteé a lo largo de la campaña, lo reiteré ayer, y lo suscribo hoy nuevamente, no se puede sacar adelante al país si no es sobre la base de la construcción de entendimiento, los mínimos entendimientos necesarios del tipo de país que queremos, y ahí intervienen las fuerzas políticas y las fuerzas sociales del país, todos los partidos políticos, por supuesto, el partido ARENA.

El partido ARENA es un partido importante, ganó 32 diputados, tres menos que el FMLN, pero tiene una cuota de representación importante, el electorado le depositó una confianza importante, y el partido ARENA tiene que comportarse conforme a la confianza que le depositó el electorado.

Si el electorado le dio 32 diputados y le ha dado un significativo número de alcaldías, tiene que actuar conforme a esa responsabilidad, y si el electorado quiso ahora que se convirtiera en partido de oposición, tiene que actuar conforme a esa nueva responsabilidad, a ese nuevo rol histórico que el electorado le ha asignado.

Por supuesto que la diferencia, como han dicho los analistas, es apretada, pero al fin y al cabo, así son las reglas del juego democrático.

R.L.: Ujum.

Sr. Funes: La ley establece que para ganar la elección presidencial se requiere la mitad más uno de los votos válidos, y esa mitad más uno de los votos válidos la obtuve ayer yo, y por lo tanto, se trata de una victoria legítima que… (interrumpe)

R.L.: Obviamente.

Sr. Funes: …no deja de ser victoria, porque se trate de una diferencia bastante ajustada, de dos o tres puntos porcentuales.

Ahora, es que es, aunque ARENA hubiera obtenido, no el 48% de los votos válidos, aunque ARENA hubiera obtenido el 30 o el 20% de los votos válidos, yo no hubiera tenido nunca una actitud de aplastar a ARENA porque fue derrotada en las elecciones presidenciales.

Ahora bien, si además de que ARENA ganó una importante cuota en la elección del 18 de enero, ahora ha ganado otra importante cuota en la elección del 18 de enero, ahora ha ganado otra importante cuota de endoso de confianza en las elecciones presidenciales, esto me obliga y me plantea como camino de actuación pública, el lograr entendimientos con el partido ARENA.

R.L.: OK, pero es, eh, Mauricio, vas a recibir un país divido, como lo dijeron algunos sectores ayer, eh, de la, del partido ARENA, lo dijeron, ¿no?, este, este país está dividido… (interrumpe) Sr. Funes: No.

R.L.: …50%, 50%, casi, decíamos.

Sr. Funes: No está dividido.

R.L.: Te pregunto, ¿tienes esa percepción de un país divido?

Sr. Funes: No está dividido, está repartido.

R.L.: OK, ¿cuál es la diferencia?

Sr. Funes: Las voluntades se han repartido, 48% para el partido ARENA, 51% para el FMLN y este servidor, pero no está dividido.

Cuando un país está dividido significa que está fracturado, y El Salvador no está fracturado, El Salvador ha enfrentado una polarización política que no obedece a la voluntad de los actores políticos, es expresión de una polarización económica y social.

Un país como el nuestro, que es considerado por los informes del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, como, si no el país, uno de los países con el mayor nivel de desigualdad social, es natural que esa desigualdad social se exprese en el plano político, en el enfrentamiento de dos proyectos, de dos proyectos que cada uno representa también, no sólo un estilo de conducción de la gestión pública, representa también una visión del país.

Pero no significa que sea una visión que no puedan encontrar puntos de entendimiento.

A ver, yo hice ayer un planteamiento programático que sinteticé en seis aspectos que insistí, mi gobierno tendrá un compromiso incondicional con la Constitución, la democracia y la vigencia plena del Estado de derecho, ¿puedo lograr acuerdos con ARENA bajo este principio? Claro que sí, claro que sí, ARENA ha dicho que va a ser un oposición sensata, constructiva.

¿Entonces por qué ARENA no va a suscribir también, al igual que yo, el compromiso incondicional con la Constitución, la democracia y la vigencia plena del Estado de derecho? Dije que trabajé incansablemente por la defensa del régimen de libertades y el respeto escrupuloso a la crítica, a la libertad de expresión y a todos los cultos religiosos.

¿Puede ARENA lograr entendimientos conmigo sobre este punto? Puede hacerlo.

R.L.: Dijiste, descarto revanchas políticas también, ¿no?, a propósito de esa relación de los demás partidos políticos.

Sr. Funes: Están descartas las revanchas políticas, sí, están ’descartadas’ los revanchismos.

Justamente, tenemos que superar la era de la intolerancia y la exclusión, y por lo tanto, no podemos superar la era de la intolerancia y la exclusión con revanchismos políticos.

¿Estará o no estará de acuerdo con que el régimen económico establecido por la Constitución, la propiedad privada y la seguridad jurídica, deben de tener el mayor respeto y deben de ser objeto de atención especial? Claro que debe de estar de acuerdo.

¿Estará o no estará de acuerdo con que la estabilidad macroeconómica y la gestión fiscal responsable tienen que ser objetivos que deben realizarse con transparencia y con un cuidadoso control institucional?

¿Estará o no estará de acuerdo en que voy a respetar o se deben de respetar todas las instituciones democráticas?

Estoy leyendo para no perderme y decir, una cosa es lo que dijo ayer y otra cosa es lo que está diciendo ahora, esto lo dije ayer, y cuando se dice frente a la prensa nacional internacional, frente al liderazgo del partido que me acompañó en este esfuerzo y que es protagonista de este esfuerzo.

Porque el FMLN también, junto conmigo, adquiere estos compromisos públicos, nadie puede decir ahora de que estos son los compromisos del presidente electo, no, son también los compromisos del FMLN, porque el FMLN ha pasado en convertirse en partido de gobierno, no en gobierno, en partido de gobierno, y por lo tanto adquiere, junto conmigo, estos compromisos.

¿Estará o no estará de acuerdo el partido ARENA de que hay que trabajar por el bienestar general, buscando favorecer desde el ejercicio público, principalmente el desarrollo de los sectores populares empobrecidos y excluidos? ¿Estará o no estará de acuerdo ARENA en que hay que construir una economía dinámica, eficiente, competitiva y promover la creación de una amplia base empresarial? Por supuesto que está de acuerdo.

Entonces, para aquellos que dicen, Mauricio va a recibir un país divido, un país, enfrentar a un país polarizado, el camino es difícil, el camino es difícil, pero no imposible de recorrerlo.

Yo lo que le pido al partido ARENA, es que me ayude a remover los obstáculos, a partir de la cuota de representación y de obligaciones institucionales que el pueblo salvadoreño le ha conferido, porque no se trata de que los “mandata”rios mandamos por encima de cualquier cosa, los “mandata”rios recibimos un mandato.

El partido ARENA también comparte conmigo este mandato que ha recibido el pueblo salvadoreño, porque le ha dado 32 diputados, le ha dado más de 100 alcaldías, y ahora lo ha convertido en el principal partido político de oposición del país.

R.L.: Perdona, Mauricio, esta pregunta se la hice a tu asesor económico, Alexander Segovia, eh, a ver, empresarios escépticos, empresarios que tenían temores, eh, estamos hablando en el marco de la campaña, eh, obviamente, electoral, no sé si esas, esos temores se han disipado ahora, eh, que eres tú el, el presidente electo de nuestro país.

Eh, sin duda que ahora están viendo, ¿no?, ya, ya, ya están claros de los resultados, y te pregunto, ¿qué esperas tú, eh, es la pregunta que le hice también a Alexander, qué esperas tú, qué reacción esperas o qué actitud esperas de estos empresarios que algun…, de alguna manera era es…, eran escépticos, temerosos de un gobierno del FMLN?

Sr. Funes: Yo no estoy seguro de ese escepticismo.

R.L.: ¿Sí?

Sr. Funes: ¿A qué me refiero con esto? Yo creo que los empresarios responden también a sus circunstancias, y en ese momento estábamos en campaña, y por lo tanto, muchas de esas declaraciones respondían a un esfuerzo por cohesionar la derecha y por descalificar el proyecto que yo estaba representando, ahora es diferente, ahora ya no soy más candidato, ahora soy presidente electo, y si los empresarios tienen realmente un compromiso con el país, deberán de trabajar de la mano con el presidente electo.

¿Qué es lo que les puede asustar a los empresarios de mi gestión pública? A ver, que me digan qué es lo que les puede asustar, he dicho que voy a respetar la Constitución, que la Constitución es una de mis brújulas, he dicho que voy a construir el orden constitucional que la Constitución “mandata” construir, he dicho que voy a construir el sistema económico y social basado en la existencia de la propiedad privada, que la Constitución “mandata” a construir.

¿Cuál es el miedo, entonces? Ya ha habido experiencia en otros países, podrán decir, una cosa es lo que dice el candidato, ahora presidente electo, otra cosa es lo que ya va a ser en la práctica, porque ahí están las experiencias de otros países.

No nos juzguen con el rasero, como se juzga a otros gobernantes, yo insisto en esto, cada gobernante se debe a su pueblo y deberá rendirle cuentas a su pueblo, yo no tengo por qué hacer o deshacer lo que están haciendo presidentes de otros países hermanos, no tengo por qué, son circunstancias completamente diferentes.

Como denominador común tenemos el que somos presidentes de partidos de izquierda, pero la izquierda salvadoreña no tiene que ser medida a partir del rasero con el que se mide la izquierda nicaragüense, o la izquierda venezolana, o la izquierda brasileña, o la izquierda cubana, o incluso, la izquierda, eh, española, la izquierda europea en general, no tiene por qué ser medido a partir, porque son circunstancias completamente diferentes.

La izquierda salvadoreña tiene que explicarse, a partir de su propia especificidad, a partir del contexto político, económico y social en el que se ha desarrollado y de los márgenes de maniobra que ha tenido, y de la responsabilidad que he venido asumiendo.

Ahora, la izquierda salvadoreña se convierte en partido de gobierno, y como tal, tiene que ser responsable, ahora como partido de gobierno tiene la responsabilidad de transformar este país y de cumplirle a los salvadoreños y a las salvadoreñas, su ideario como partido político democrático, su ideario como un partido político de izquierda, que tiene un compromiso con los sectores, especialmente los más empobrecidos y los más excluidos, tendrá que ponerse en práctica como partido de gobierno, en esta nueva etapa de la historia del país.

Y este servidor, como candidato electo, como presidente electo, más bien, porque ya no soy más candidato, como presidente electo, asumo este mismo compromiso.

Entonces, qué mensaje de confianza le envío a los empresarios que aparecieron semanas atrás diciendo que un gobierno de Mauricio les daba temor, que un gobierno de Mauricio Funes no era el que más le convenía al país… (interrumpe)

R.L.: Que era un experimento, incluso, ¿no?, se escuchaba eso.

Sr. Funes: Que un gobierno de Mauricio era un experimento, ahora ya no es más un experimento señores empresarios, ahora es una realidad con la cual tenemos que trabajar, ya no es más un experimento, ahora es una realidad, una realidad fáctica, y por lo tanto, uno lo que tiene que hacer es asumir la realidad, yo asumo la realidad, yo asumo la realidad que voy a heredar.

Voy a heredar un país muy difícil, en circunstancias difíciles, voy a heredar un país con una seria crisis fiscal, que pretendo conocer mucho mejor en las sentadas que voy a tener con el presidente Saca y con sus principales miembros de gabinete.

R.L.: A ver… (interrumpe)

Sr. Funes: Pero voy a recibir también un país donde los empresarios han estado acostumbrados a expresar este tipo de temores en época de elecciones, pero estoy seguro que pueden trabajar perfectamente, como un gobierno con el que yo voy a presidir a partir del primero de junio, en la medida en que les envíe señales de, que permitan desmontar esos temores.

Pero también necesito recibir de parte de ellos, señales que están en la disposición de trabajar conmigo y tienen una firme convicción democrática de que ellos junto conmigo, vamos a construir un país diferente.

R.L.: Mauricio, eh, voy a tomarme unos 10 minutos más del programa, eh, digo, del tiempo, ¿no?, para conversar contigo y luego vamos despidiendo el programa.

Eh, de nuevo te agradezco tu presencia, mira, durante varios discursos, cuando tú eras candidato a la presidencia de la república, por el FMLN, te oía escuchar, eh, o te oí decir, eh, que, que obviamente, eh, es necesario, y me parece que es cuestión de transparencia, de sanidad, eh, practicar una auditoría, tras, eh, tras, eh, eh, digamos, en un gobierno ya, en la transición misma, o cuando ‘tes’ tú, tú estés en el, en el poder, ya no sé en qué momento se re…, se realiza eso.

Pero te pregunto, ¿mantienes esa oferta, esa disponibilidad, esa aseveración de practicar una auditoría para recibir como se recibe las cuentas?

Sr. Funes: Por supuesto, es que cuando yo anuncié la auditoría, no es porque pretendía hacer una cacería de brujas a partir de ella, o no lo hacía con un propósito revanchista, lo hago con un propósito muy responsable, de hacer una gestión, eh, pública transparente, sometida a los controles institucionales.

El problema y una vez me lo dijo, siendo candidato, un diputado de ARENA en la Asamblea Legislativa, que yo estaba pecando de ignorante porque ya esa auditoría la realiza la Corte de Cuentas de la república.

¿Pero cuál es el problema de agregar un control institucional adicional? ¿Cuál es el problema? Yo no le veo ningún problema, además, tengo que decirlo y este es otro tema que deberemos de abordar, la Corte de Cuentas de la república históricamente ha sido utilizada como un instrumento de chantaje y fue utilizado durante las elecciones.

Hubo alcaldes… (interrumpe)

R.L.: ¿En estas elecciones?

Sr. Funes: Claro, hubo alcaldes del Partido de Conciliación Nacional que deseaban expresar libremente, como ciudadanos que son, su apoyo a mi candidatura, al proyecto político que yo represento y no lo pudieron hacer porque fueron chantajeados con la Corte de Cuentas de la república.

Yo no puedo permitir, ni voy a permitir dentro del marco de mis responsabilidades, porque respeto la independencia de poderes, pero yo no voy a permitir que una institución sea utilizada para chantajear políticamente.

La Corte de Cuentas tiene que ser reformada, tiene que convertirse en una contraloría de la república, tiene que despartidizarse, no tiene por qué ser coto de casa de un partido político y mucho menos cuando este partido político, su liderazgo, ha demostrado que utiliza esa institución como un instrumento de chantaje político.

Yo no voy a permitir que la Corte de Cuentas me chantajee a mí como gobernante o chantajee a otros funcionarios de gobierno.

R.L.: A ver.

Sr. Funes: Y voy a poner… (interrumpe)

R.L.: Mauricio, perdón, y esto… (interrumpe) Sr. Funes: …el peso político de la presidencia de la república para provocar las reformas que sean necesarias para convertir a la Corte de Cuentas en una institución contralora despartidizada.

R.L.: Te iba a preguntar, ¿y es esta actitud que, que, que, lo voy a decir de esta manera, no, que, que, que parece valiente, que es la correcta, que está dentro del marco constitucional, no te enfrenta inmediatamente con sectores, eh, como la Corte de Cuentas con otros poderes, eh, del Estado?

Sr. Funes: No, ¿por qué? Es que hay que verlo muy claro.

R.L.: Ujum.

Sr. Funes: La población también ha confiado en mí porque requiere de un presidente que tenga el coraje y la voluntad política de enfrentar los obstáculos que haya que remover.

R.L.: Ujum, ujum.

Sr. Funes: Porque si sobre esa base caminamos, entonces no voy a querer combatir la delincuencia porque temo enfrentarme a los delincuentes, no voy a combatir el crimen organizado porque temo enfrentarse a quienes están detrás del crimen organizado, no voy a combatir la corrupción porque temo herir susceptibilidades y enfrentarme con aquellos funcionarios que se están aprovechando del erario público para enriquecerse personalmente.

Las malas prácticas tienen que desaparecer del escenario político nacional y si yo puedo poner, desde mi ejercicio público, como presidente, el peso político que representa la presidencia de la república en este país para eliminar esas malas prácticas políticas, ¿por qué no lo voy a hacer? no sólo porque lo ofrecí y tengo que cumplir lo que ofrecí, es que de lo contrario no vamos a poder resolver los problemas del país si seguimos haciendo política a la usanza tradicional.

Es que, ¿qué es lo que ha ocurrido? Ayer, y yo se los decía ayer a los, no sólo militantes, a salvadoreños y salvadoreñas que llegaron ayer a escucharme a la plaza de la Bandera, al final del Paseo General Escalón, ¿qué les decía? Hay que caer en la cuenta de la dimensión de lo que ha ocurrido el día de hoy, les decía refiriéndome a ayer, es que mi elección como presidente de la república representa el cierre de un ciclo histórico con la apertura de un nuevo ciclo que ya, incluso, se comienza a ver en los medios de comunicación.

R.L.: Ujum, ujum.

Sr. Funes: En otro programa de televisión el entrevistador me decía que cómo veía el artículo publicado esta mañana por Fabricio Altamirano, de El Diario de Hoy, entonces yo le decía que estoy frente a un Diario de Hoy diferente, estoy frente a otro Diario de Hoy.

R.L.: ¿A partir de ahora?

Sr. Funes: No sólo en su estructura… (interrumpe)

R.L.: Ajá.

Sr. Funes: …en la cobertura periodística, sino que, eh, incluso en su contenido editorial expresado por su director ejecutivo.

R.L.: Ujum, ujum.

Sr. Funes: Es un Diario de Hoy diferente.

R.L.: Qué interesante.

Sr. Funes: Yo no digo que sea un Diario de Hoy diferente y que es el que yo quiera porque quiero un periódico que sea tolerante con mi gestión pública, cómplice y encubridor de los errores que pueda cometer yo como presidente o cada uno de mis funcionarios del gabinete, no, no me estoy refiriendo a eso, pero veo un Diario de Hoy diferente, expresado en el artículo de opinión de su director ejecutivo, hijo del propietario de El Diario de Hoy, que fue el que realizó una campaña sucia desde su ejercicio periodístico, desde su contenido editorial, un Diario de Hoy diferente.

R.L.: Correcto.

Sr. Funes: ¿Qué significa esto? Yo aspiraría a que esa posición editorial esté reflejando también un cierre de ciclo, esté reflejando, eh, eh, la apertura también, el inicio de un nuevo ciclo histórico, el viejo régimen ha quedado atrás y hoy surge un nuevo régimen.

¿A qué me estoy refiriendo con esto? Las viejas prácticas políticas, las viejas prácticas periodísticas, las viejas prácticas, eh, empresariales quedaron atrás, ya no más un uso patrimonialista del Estado, ya no más una economía de privilegios… (interrumpe)

R.L.: ¿Esto no significa, como tú dijiste, que no seas tolerante a la crítica, por ejemplo?

Sr. Funes: Ya no más fomentar la exclusión y la polarización desde la gestión pública.

No, yo voy a ser tolerante a la crítica y lo dije, fue el compromiso segundo que leí ayer, dije, trabajaré incansablemente por la defensa del régimen de libertades y el respeto escrupuloso a la crítica, a la libertad de expresión y a todos los cultos religiosos.

R.L.: OK.

Sr. Funes: Por supuesto que yo quiero tener una relación fluida y expedita con los medios de comunicación.

R.L.: Mauricio.

Sr. Funes: Yo invito a los medios de comunicación a que ejerzan su papel fiscalizador.

R.L.: Mauricio, tu gobierno, eh, voy a terminar con estos, debí haber comenzado, eh, con esta pregunta, ¿no?, eh, se venció el miedo, ¿no?

Sr. Funes: A ver.

R.L.: Pero déjame, déjame esa por último, tu respuesta.

Me parece importante, ayer en tu discurso escuché realmente, eh, una frase que me llamó mucho la atención, mi gobierno será un gobierno de opción preferencial por los pobres, retomando una frase muy reconocida de monseñor Romero.

Sr. Funes: Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

R.L.: Exactamente, eh, y te pregunto, ¿cómo se hace un gobierno, eh, de preferencia por los pobres, Mauricio?

Sr. Funes: Para qué está un gobierno si no que para responder a las necesidades de la población, pero especialmente de aquellos que padecen de mayor indefensión.

Veámoslo desde el punto de vista económico, ¿para qué sirve la musculatura del gobierno? ¿Para ponerla al servicio de los que se han servido tradicionalmente con la cuchara más grande y quieren servirse o quieren seguirse sirviendo con esta cuchara, incluso, hacerla más grande todavía?

R.L.: Ujum.

Sr. Funes: ¿O para ponerla al servicio de aquellos que padecen vulnerabilidades, que se encuentran en una situación de claro desequilibrio y que, por lo tanto, necesitan el músculo del gobierno para ayudarles a competir en igualdad de oportunidades?

Es que en un mundo caracterizado por la inequidad los competidores no pueden competir con las mismas oportunidades, si eso es como poner a correr en una misma pista de 50 metros a alguien que padece de algún grado de invalidez frente a un atleta fortalecido.

R.L.: Ujum.

Sr. Funes: Entonces no pueden competir de la misma manera, es ilógico pensar que van a competir y que tienen las mismas oportunidades.

Entonces, igual, la micro, pequeña y mediana empresa necesitan una atención especial de parte del gobierno, no significa que la gran empresa no será protegida y no significa que el gobierno no ayudará a la gran empresa, pero de modo especial, de modo preferencial se ayudará a la mediana, a la pequeña y a la micro empresa, porque son las que necesitan para competir que el gobierno les facilite algunos instrumentos para competir.

Te pongo un ejemplo concreto, la micro, pequeña y mediana empresa no ha tenido acceso al crédito, el gobierno tiene que facilitárselo, la banca de fomento para el desarrollo empresarial tiene que trabajar fundamentalmente para facilitar el crédito a los sectores productivos del país, pero, sobre todo a los micro, pequeños y medianos que han padecido justamente de eso, de una falta de acceso al crédito.

Entonces lo mismo ocurre con una gestión pública visto ya a nivel nacional.

¿Quiénes han sido los menos desfavorecidos de la gestión pública? Los pobres, los excluidos, la clase media, tendrán una atención preferencial, pero no significa que serán los únicos a los que vamos a atender porque yo he sido elegido por todos los salvadoreños, no sólo por los pobres y excluidos, no sólo por la clase media, por todos los salvadoreños y, por lo tanto, trabajaré para todos los salvadoreños, pero con una opción preferencial por aquellos que han sido excluidos.

Cuando monseñor Romero decía que la Iglesia tiene una opción preferencial por los pobres no significaba de que aquellos que tienen mayores ingresos y que no son pobres no entran a la iglesia.

R.L.: Ujum, ujum.

Sr. Funes: Claro que entran a la iglesia, ¿pero quiénes son los que son atendidos preferencialmente por la Iglesia? Los pobres, los excluidos, ellos serán atendidos preferencialmente por mi gobierno, pero serán atendidos todos.

R.L.: Mauricio, eh, perdona que abuse un poco de, de tu tiempo, mira, eh, lo que pasa es que hay tantas interrogantes que, que, que creo que más adelante podemos… (interrumpe) Sr. Funes: Vamos a programar otra entrevista, no hay ningún problema.

R.L.: A ver, pero déjame preguntarte esto de nuevo, sin duda te has convertido, eh, eh, eh, en un presidente electo, eh, el FMLN mismo se ha convertido en un gobierno… (interrumpe) Sr. Funes: En un partido de gobierno.

R.L.: …eh, eh, en un partido de gobierno de esperanza, ¿no?, de esperanza, digo.

Ahora mismo te, te, te hago la invitación para que comiences a hacer un poco el recorrido cuando andabas por los municipios, cuando andabas por los caseríos, cuando se te acercaba el anciano, la anciana, eh, el joven, la joven y, bueno, y, y, y que veían en Mauricio Funes, obviamente, la esperanza de un cambio, la esperanza de, de un mejor nivel de vida, pero esa misma gente ahora, eh, eh, está de nuevo viéndote ya como, como, como su futuro presidente, ¿no?, y, y, y va a comenzar a demandarte, realmente, lo que tú pro…, prometiste, eh, en la campaña electoral.

Sr. Funes: Claro.

R.L.: ¿No le temes a eso, Mauricio?

Sr. Funes: No, no porque cuando adquirí el compromiso lo hice con sensatez.

La señora de Concepción de Oriente, que cuando llegué a Concepción de Oriente se me acercó y me dijo que por favor que pavimente la calle porque ya no aguanta más el polvo, esa señora téngalo por seguro que le vamos a pavimentar la calle.

Los ganaderos de Sensuntepeque, que cuando llegué a Sensuntepeque al cierre de la campaña se me acercaron y me dijeron, Mauricio, necesitamos que saque adelante la ganadería nacional, ténganlo por seguro que voy a sacar adelante la ganadería nacional, facilitándole crédito, estabilizando el precio de los insumos de la ganadería, permitiéndole a los ganaderos que puedan construir en un asocio con inversionistas locales o extranjeros plantas procesadoras de la leche, para que no tengan que caer en manos de unos cuantos que les imponen, finalmente, los precios de la botella de leche.

Cuando a mí se me acercaron, y todavía ayer en el acto de la plaza de la Bandera se me acercaban maestras y me decían, trabaje por los maestros, ténganlo por seguro que voy a trabajar por lograr que Bienestar Magisterial sea realmente una institución que, como su mismo nombre lo indica, dé bienestar para el magisterio, ténganlo por seguro que voy a trabajar para mejorar sus salarios y para mejorar sus condiciones laborales.

Cuando el agente de la PNC un poco discretamente y con sigilo me entregaba una notita por temor a alguna represión de su jefe inmediato o del director de la Policía o del Ministro de Seguridad Pública y me decía, trabaje por nosotros Mauricio que nosotros creemos en usted, ténganlo por seguro el agente de la policía que yo voy a trabajar por aumentar el presupuesto a la Policía para que tengan un mejor salario, mejores prestaciones y mejor equipamiento para combatir la delincuencia.

R.L.: Claro.

Sr. Funes: ¿Qué quiero decir con esto? Que yo no hice ofertas electoreras, yo hice ofertas que sensatamente podía cumplir y que respondían a las exigencias, a las demandas ciudadanas, es lo menos que podemos hacer.

Yo no me he convertido en presidente electo para hacer lo que hasta ahora se ha hecho y para dejar de hacer lo que hasta ahora se ha dejado de hacer, yo me he convertido en presidente electo y en alguna medida he gozado del respaldo de la población que considera de que la esperanza iba a vencer al miedo y que la esperanza iba a hacer posible un gobierno diferente, justamente para responderle a los salvadoreños.

R.L.: Tú has mencionado, eh, eh, casos específicos de personas que se te acercaron, eh, fíjate que ayer en un… (interrumpe) Sr. Funes: Porque son problemas específicos, verdad.

R.L.: Sí, claro, eh, exactamente, ayer en, en un supermercado una persona, cuando se sabía ya que el FMLN, eh, prácticamente había ganado las elecciones, se me acercó y te, te voy a contar esta experiencia y me dice, Romeo, yo temo, era una persona pensionada, una señora que ojalá que nos esté viendo y me dijo, yo temo que en un gobierno del FMLN nos bajen las pensiones.

Sr. Funes: ¿Pero por qué?

R.L.: Incluso que nos bajen las pensiones, y yo le decía a la señora.

Sr. Funes: ¿Pero por qué?

R.L.: Eh, yo le decía, Mauricio.

Sr. Funes: ¿Cuál es la base de ese temor?

R.L.: Usted tiene que darle el beneficio de la duda, obviamente, eh, tiene que esperar, eh, a ver los resultados, a ver los primeros resultados, pero yo no he escuchado también, le decía, de, de, de, del candidato presidencial del FMLN, eh, de que se van a bajar las pensiones, al contrario, tengo entendido.

Sr. Funes: Pero con esto, con esto te digo dos cosas, número uno, la bancada del FMLN no apoyó que se aumentaran los años de retiro, no fue la bancada del FMLN.

Segundo, la bancada del FMLN por años, y yo lo puedo testimoniar porque he ejercido el periodismo 21 años, por años el FMLN ha apoyado las gestiones de los pensionados, de las asociaciones de pensionados en nuestro país tendientes a actualizar las pensiones y a elevar la pensión mínima, y han encontrado una respuesta negativa de los ministros de Hacienda que hemos tenido, que les han dicho, no hay recursos para incrementar pensiones, no ha sido este servidor.

De dónde va a venir el temor de que nosotros vamos a bajar las pensiones si ha sido todo lo contrario, no sólo la bancada del FMLN históricamente ha dado muestras de que ha empujado un incremento a las pensiones, este servidor le ha dado acompañamiento como periodista a las demandas justas de los pensionados y jubilados.

Ahora como presidente electo, que tengo la posibilidad de hacerlo, lo voy a hacer, vamos a hacer un estudio que nos permita determinar si podemos o no podemos, y en qué cuantía aumentar la pensión mínima y actualizar las pensiones, que es lo que la ley exige, la ley exige actualizar las pensiones de acuerdo al costo de la vida y en función de la disponibilidad financiera del Estado.

Tenemos que hacer una revisión de las cuentas y de los recursos disponibles para ver cómo los distribuimos de mejor manera, de tal forma de atender estas necesidades y estas demandas que son genuinas de los ciudadanos y ciudadanas.

R.L.: Hoy sí la última pregunta, esta es la que estaba pendiente, Mauricio, ¿se venció el miedo?

Sr. Funes: A ver.

R.L.: ¿Quién, quién te hizo ganar, realmente?

Sr. Funes: La esperanza, la esperanza depositada en el pueblo salvadoreño que quería un gobierno diferente, hay dos expresiones geniales que fueron concebidas por mi asesor, a quien le rindo un tributo personal y público, a Joe Santana, que junto con un equipo excelente de hombres y mujeres en el área de la producción audiovisual, pero también en la creación de eslogan de campaña…

(interrumpe)

R.L.: Ujum, ujum.

Sr. Funes: …hizo posible, eh, vencer el miedo, eh, hay un eslogan que decía, ¿quién dijo miedo?

R.L.: Que fue de, casi de los últimos, ¿no?

Sr. Funes: ¿Quién dijo miedo? Lo que queremos es cambio.

¿Por qué miedo? Un pueblo preso del miedo no puede actuar con libertad, quienes intentaban que la población estuviera sumida en el miedo, en el fondo estaban atentando contra la libertad, al final de cuentas la esperanza, la esperanza de que esta vez es diferente, que es el segundo eslogan al que quería hacer referencia, la esperanza de que esta vez es diferente es lo que acabó venciendo el miedo.

Entonces, ¿quién dijo miedo? Lo que queremos es cambio, esta vez es diferente, esta vez la esperanza ha vencido el miedo, esta vez el deseo acumulado de generaciones de salvadoreños y salvadoreñas, que por muchos años han esperado los cambios que el país necesita, ahora la esperanza de estos cambios van a venir, es lo que movió consciencias, movió voluntades, hizo que la población se volcara masivamente a las calles y votara por mi proyecto político, que me podrán decir, bueno, pero también hubo otro porcentaje que votó…

(interrumpe)

R.L.: Claro.

Sr. Funes: …por el partido ARENA.

Pero estoy seguro que quienes votaron por el partido ARENA lo hicieron pensando que el partido ARENA iba a garantizar las libertades en el país, lo hicieron pensando de que el partido ARENA iba a impedir de que aquí se construyera un régimen dictatorial, de que aquí se construyera un régimen autoritario, de que aquí acabaran las libertades, si lo hicieron con esa convicción ténganlo por seguro, amigos y amigas, ciudadanos que votaron por ARENA que es justo lo que yo voy a hacer.

R.L.: Pero ahora tenés el reto de ganar las voluntades de esas personas, ¿no?

Sr. Funes: Y lo voy a hacer.

R.L.: Ajá.

Sr. Funes: Es que es justo lo que voy a hacer, si el que votó por ARENA lo hizo porque estaba votando pensando en que votar por el FMLN iba a implicar, eh, acabar con el régimen de libertades, yo le voy a demostrar que es todo lo contrario, que lo vamos a hacer justamente es garantizar el régimen de libertades, lo que vamos a hacer precisamente es garantizar la libertad individual.

¿Pero cuál es la libertad fundamental que debemos garantizar? La libertad que deben tener las personas de tener un trabajo, la libertad de poder caminar tranquilamente por las calles sin miedo a ser agredido, la libertad… (interrumpe)

R.L.: La libertad de culto, obviamente.

Sr. Funes: …de poder practicar una religión, la libertad de poder decir lo que quiera sin miedo a ser reprimido por lo que ha dicho, la libertad de poder tener participación en la construcción de las políticas públicas, la libertad de poder emprender un negocio y saber que desde el Estado no se le va a poner ninguna traba para emprender ese negocio, la libertad que tienen los empresarios de buscar la mayor rentabilidad posible, la mayor obtención de ganancias posible en sus negocios siempre y cuando se respetan la ley y el ordenamiento jurídico del país y no va haber ningún gobierno que se lo va a impedir.

R.L.: Bueno.

Sr. Funes: Esas son las libertades que vamos a garantizar.

R.L.: Bien, Mauricio, presidente electo, felicidades, eh… (interrumpe) Sr. Funes: Bueno, muchas gracias, Romeo.

R.L.: …a usted, eh, felicidades al pueblo salvadoreño, creo que se merecen también, eh, una felicitación muy amplia a los militantes de los dos partidos políticos, porque… (interrumpe) Sr. Funes: Y un descanso.

R.L.: Y un descanso, ¿no?, una pausa, eh, muy merecida, eh, traté de aprovechar el máximo tiempo contigo, más adelante espero, Mauricio, que tengamos oportunidad de hablar, eh, más profundamente sobre estos temas, en la medida también que se vaya conformando el tema del gabinete que será, eh, fundamental ir conociendo esas figuras que van a integrar el gabinete de gobierno, eh, de tu gobierno.

Así es que, Mauricio, gracias de nuevo.

Sr. Funes: Bueno.

R.L.: Gracias a ti, bueno, llegamos al final, muchas gracias por habernos sintonizado, ahora sí hicimos largo el programa, pero, eh, muy sustancial.

Gracias, nos vemos el día de mañana, es todo.

Be the first to comment on "Transcripción de entrevista con el Presidente Electo de El Salvador, Mauricio Funes, en el Canal 33"

Leave a comment