Suspenden a la Cónsul de El Salvador en Toronto, prima del ex presidente Antonio Saca

OSCAR VIGIL / TORONTO /
“Ustedes se preguntarán si (la Cónsul General de El Salvador en Toronto, Ana Haydee Murra Saca) ya se fue, si sigue, si viene… lo cierto es que la parte que a mí me correspondía, yo soy abogada, lo que me correspondía cumplir con ellas es el debido proceso legal. En un primer momento la decisión de los titulares fue suspenderla de sus funciones por no estar haciendo lo que le corresponde. Ese proceso implica garantizarle el tema de la garantía de audiencia, su debido proceso, que ella presentara todos sus argumentos de prueba que demuestren lo contrario de lo que se le acusa. Toda esa información yo la he recogido, yo me la llevo y serán los titulares los que tomaran la última decisión, la cual se les notificara en la debida forma legal a ella y a la otra persona que trabaja en el consulado que es Ana Gloria de Batres”.
Con estas palabas, Liduvina Magarín, asesora legal del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, despejó las dudas que durante varias semanas invadieron a los miembros de la comunidad salvadoreña que reside en Toronto sobre la situación en que quedaría la cónsul Murra Saca, quien es prima del ex presidente salvadoreño Elías Antonio Saca, una vez que el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) asumiera las riendas del país centroamericano, y luego de que se hicieran públicos graves problemas al interior de la sede consular en esta ciudad.
La cónsul Murra Saca fue suspendida temporalmente de sus funciones consulares mientras el nuevo gobierno salvadoreño toma una decisión de si la suspende definitivamente del cargo, informó Magarín, antes de agregar que de igual forma también fue suspendida otra empleada de la sede consular, Ana Gloria de Batres.

La abogada del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador se reunió la semana pasada con un grupo de dirigentes salvadoreños para explicarles cuál era la situación en el consulado salvadoreño en Toronto, y a la vez para escuchar sus opiniones en relación a cómo debería de realizarse el trabajo de la sede diplomática en esta ciudad ahora que el gobierno salvadoreño está bajo el mando del partido FMLN.
Magarín explicó que su visita a Canadá fue realizada exclusivamente con el objetivo de resolver las graves problemáticas que se estaban produciendo al interior de la sede consular, con lo cual debió lidiar al nomas arribar al país, pero que ya estando aquí consideró oportuno realizar un intercambio de ideas con miembros de la comunidad salvadoreña.

“Mi venida a Canadá obedece a resolver asuntos de carácter administrativo del consulado en Toronto, donde la problemática entre dos empleadas trascendió hasta la sede de la cancillería y hubo la necesidad de entrar en un proceso administrativo, de sanción administrativa a ambas, por incumplir sus funciones, por violentar los procesos administrativos y generar un ambiente laboral inestable que no le beneficiaba en nada al consulado en general ni a los salvadoreños en particular”, dijo Magarín a la comunidad salvadoreña.

La problemática se habría suscitado desde hace varios meses entre la Cónsul General, Ana Haydee Murra Saca, quien aparentemente habría pedido la destitución de la empleada administrativa de la sede diplomática, Ana Gloria de Batres, con quienes Magarin habría sostenido intensas conversaciones el miércoles de la semana pasada. Ese día, de acuerdo con fuentes conocedoras de la situación, alrededor de una veintena de miembros de la comunidad salvadoreña radicada en Toronto se habrían hecho presentes a la sede consular para dar su apoyo a Ana Gloria de Batres, muchos de los cuales juraron como testigos ante Magarín.

Pero este  no es el primer problema que se ha presentado en la sede consular desde que la Cónsul Murra Saca asumió el cargo. En su momento, su nombramiento a mediaos del año 2005 como Cónsul en Toronto fue fuertemente criticado por entidades comunitarias salvadoreño-canadienses, quienes alegaban la existencia de nepotismo en su designación dado que la funcionaria es prima del para aquel entonces Presidente de la Republica Antonio Elías Saca.

A finales de ese mismo año, el despido de Daysi Aguilar, quien trabajaba en el área administrativa de la sede consular generó conmoción en la comunidad, y algo similar pero con niveles mayores de críticas sucedió a principios del año pasado cuando también fue removida de su cargo la empleada Malena Recinos, aparentemente también por recomendación de la Cónsul Murra Saca.

Se intentó conocer la opinión de la cónsul afectada pero su teléfono celular marca desconectado, y no respondió a varios mensajes dejados en su buzón oficial aun en funciones ni en su correo electrónico.
Batres, por su parte, se excusó alegando que el caso que se lleva ante el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador aún está en proceso y que cualquier declaración podría entorpecerlo.

“Lo único que le puedo decir es que sí, efectivamente, me encuentro en un proceso administrativo por orden del Ministerio de Relaciones Exteriores (de El Salvador), y que por el momento he recibido una suspensión cautelar que el Ministerio de Relaciones Exteriores ha emitido mientras dura el proceso administrativo de investigación, pero no puedo darle ninguna declaración porque el Ministerio (de Relaciones Exteriores) es el único que puede dar información al respecto”, dijo la funcionaria.

Fuentes cercanas al Consulado de El Salvador en Toronto han explicado no obstante que la situación problemática en la sede consular viene cuando menos desde septiembre del año pasado, cuando Batres se fracturó un pie y no pudo asistir a las celebraciones por el Día de la Independencia del país centroamericano.

Aparentemente desde entonces la situación se tensó fuertemente, lo que llevó a que la Cónsul Murra Saca enviara diversos reportes en contra de Batres a las autoridades de la cancillería salvadoreña, lo cual desencadenó incluso en gritos y amenazas que enviaron al hospital a la empleada consular.
Ante esta situación, aparentemente la cancillería salvadoreña decidió suspender de forma cautelar a Batres mientras se llevaba a cabo la investigación administrativa, y luego, durante la visita de Magarín a Toronto, ésta notificó a la Cónsul Murra Saca que también ella quedaría suspendida de forma indefinida mientras se toma una decisión definitiva.

En su reunión con la comunidad salvadoreña, Magarin explicó que por el momento en el Consulado de El Salvador en Toronto únicamente quedan laborando dos personas, el Vice Cónsul Guillermo Iglesias que ha quedado temporalmente a cargo de la sede consular, y Ana Teresa de Sigüenza, quien es la funcionaria más antigua en dicha representación diplomática.

“En estos días platicábamos con ellos (con Iglesias y con Sigüenza) y veíamos que el trabajo con la comunidad ha sido bastante débil, casi nulo de parte del consulado, lo cual ha sido obvio y ustedes entenderán las razones, ya que el gobierno anterior no le apostó a eso, pero a este nuevo gobierno si le interesa que los consulados estén bien de la mano con la comunidad salvadoreña”, aseguró Magarin, antes de iniciar lo que podría considerarse una primera consulta del nuevo gobierno con los salvadoreños radicados en Toronto.

Así, diversos dirigentes salvadoreño canadienses criticaron fuertemente los métodos de trabajo utilizados anteriormente por su Consulado en Toronto, pero de igual forma también presentaron diversas propuestas de colaboración a fin de que la comunidad pueda participar activamente en las proyecciones consulares.
Al final, en medio de acaloradas discusiones que en gran medida reflejaron una realidad de diferencias y divisiones al interior de la comunidad salvadoreña en esta ciudad, los asistentes lograron arribar a un acuerdo que implica la conformación de un equipo de trabajo que se encargará de preparar la realización de un Foro, en el cual se invitará a la mayor cantidad posible de salvadoreño canadienses para que participen en la elaboración de las políticas de involucramiento con El Salvador.

Este equipo de trabajo, cuando menos en su primera etapa, funcionará estrechamente vinculado con el Consulado de El Salvador en Toronto, y específicamente de la mano con el cónsul en funciones, Guillermo Iglesias, funcionario diplomático de carrera que aparentemente ha sobrevivido al cambio de gobierno en El Salvador.

Be the first to comment on "Suspenden a la Cónsul de El Salvador en Toronto, prima del ex presidente Antonio Saca"

Leave a comment