Promoviendo el éxito escolar en la comunidad hispana de Toronto

MARICARMEN ROMERO / TORONTO
Los medios de comunicación y la comunidad de habla hispana radicada en Toronto  recibió a principios marzo de  2009 una  noticia  contundente e inquietante : sus niños figuran entre los de mas bajo rendimiento escolar  en los exámenes provinciales de  3º  y 6º  cursos de elemental de todos los grupos ethnoculturales radicados en Toronto, un 37% de ellos  no superan las pruebas provinciales . Los resultados fueron  obtenidos comparando  una  muestra  de  mas de  90,000  estudiantes  en combinación con encuestas  a padres  realizada por Toronto District School Board -TDSB, el mayor consejo escolar de Canadá , con mas de 250,000 estudiantes registrados ).
Tristemente, estos porcentajes  son  muy similares a los  reflejados en  el informe Brown de 2005  (TDSB) sobre el alto porcentaje  de deserción escolar en secundaria  de los estudiantes de origen hispano (39%, situándolos también entre de los mas bajos de todos los grupos ethnoculturales residentes en Toronto). Además cabe mencionar,  que no es un fenómeno aislado,  y  que estadísticas similares  han  sido reportadas  en otras jurisdicciones  con elevado número de   inmigrantes de países hispanohablantes, como en distritos o ciudades de  EEUU y en Europa.

 ¿Por qué pasa?

 Hoy por hoy, los argumentos  de “victimización (“culpa de otros”)  “negación” (“no pasa nada”) o dependencia (“nos ayudan poco”) aunque con mérito,  en si mismos, parecen  claramente insuficientes.  Toronto es la ciudad mas multicultural del planeta, donde más del 50%  de su población adulta procede  del exterior de Canadá,  y donde residen otras  minorías étnicas aquejadas  al igual que la de nuestra,  de pobreza,  problemas de refugio y de asentamiento, problemática lingüística  y diversidad racial.  A pesar de todos esos obstáculos comunes,  parece que muchos de los  otros  grupos etnoculturales inmigrantes, consiguen  orientar, motivar y guiar a su niños y jóvenes  hacia  mejores logros escolares. Algo que como se menciono  también le ocurre a la comunidad   en otras urbes internacionales donde conviven inmigrantes de diferentes orígenes.
 
 ¿Cómo podemos contrarrestarlo?

Es importante mencionar que los problemas educativos,  si bien conllevan aspectos    socioeducativos comunes en gran parte,  a  todas las personas y grupos,   comportan  también multitud de diferencias individuales e idiosincrasias culturales que hay que  considerar diferencialmente. Las buenas practicas de crianza y académicas, la prevención del fracaso a través de la estrecha  colaboración de la escuela, la familia y la comunidad o    el apoyo continuado  a los menores (físico, emocional e intelectual)  son  siempre requeridos, imprescindibles podríamos decir,  pero sin olvidar que  la  problemática es muy compleja y que conviene apartarse de simplificaciones o de caer en clichés.

Sin embargo, existen ciertos parámetros  a nivel sociológico que  apuntan  claramente a  limitaciones de desarrollo profesional  o al fracaso y a la deserción escolar, independientemente incluso, del contexto nacional. Entre ellas estarían:   falta de cuidado prenatal adecuado,  alto índice de maternidad  juvenil, pobreza cronica,  crianza en hogares monoparentales, deficiencias nutritivas, proyección negativa del grupo etnocultural especifico,  alto índice de alcoholismo, inseguridad laboral crónica,  dependencia y drogadicción,  violencia y abusos, falta de autoestima,  bajo nivel educativo de los padres, falta de disciplina y de hábitos de trabajo,  Por otra parte se encontrarían  factores que constituyen los pilares fundamentales del tejido social y que conllevan frecuentemente al éxito: profilaxis  y salud, estabilidad afectiva y estructura familiar coherente, identidad cultural positiva, autoestima y  autovaloración,  alta cohesión social,.

Teniendo en cuenta estas premisas, y en el caso especifico de la comunidad  inmigrante en Toronto (con bastantes de los  positivos  y también reconozcámoslo,  tristemente muchos de los negativos ) Una posible sugerencia para promover el éxito y reducir el fracaso escolar seria  precisamente  reforzar colectivamente la comunidad en tres pilares fundamentales.

a) Reforzándonos   desde adentro

Tomemos conciencia responsable y colectivamente de nuestra problemática, y reforcemos nuestra estructura a nivel familial y personal. Fortaleciendo nuestros miembros,  fortaleceremos a nuestros jóvenes. Reduzcamos  los  negativos que nos aquejan  e incrementemos los positivos. Promovamos acciones colectivas que disminuyan por ejemplo el número de maternidades juveniles, que reduzcan  el alto índice de alcoholismo y drogadicción,  que mejoren los niveles educativos de los miembros de la comunidad

b) Previniendo  y apoyando

Históricamente el alto grado de  cohesión social, el apoyo mutuo  y la solidaridad  ante un problema colectivo han sido los factores mas relevantes para  determinar el grado de desarrollo de una sociedad. Programas de asentamiento, cursos para padres, programas de nutrición,  educación  de adultos, convalidación de titulación, tutorías para todas las edades y niveles, programas de liderazgo, cursos de recuperación, actividades recreativas sanas.

c) Proyectándonos con dignidad

Proyectar una imagen positiva, personal y colectiva,  de nuestra identidad cultural y de nuestros orígenes es la mejor manera de contrarrestar  los efectos  paralizantes   de los antagonismos y de los procesos de  victimización y automarginación étnica. Somos todos sobrevivientes, algunos a más obstáculos que otros, pero al fin, todos hemos tenido  trabas que superar. Una actitud  estoica, de fortaleza  y  de autoconfianza personal y colectiva  nos ayuda en la inserción social  y en especial refuerza la autoconfianza e identidad de  nuestros jóvenes. Así estarían  muy lejos de  considerar un estigma el proceder de un hogar hispano, muy al contrario, lo valorarían y lo apreciarían como corresponde.

Como mancomunidad hispanohablante en Toronto contamos con  miembros comprometidos y dedicados a  mejorar el panorama en el desempeño educativo. También tenemos profesionales, líderes y numerosas asociaciones y centros comunitarios con una larga tradición de solidaridad y deseo de  apoyar.  Pero eso en si no  parece que hasta el momento sea suficiente. De ahí que se necesita hacer una llamada mas general.  Es importante que consideremos que esta  problemática  nos afecta a tod@s y reclama nuestra  contribución personal y colectiva. Es  vital que nos nos defraudemos. Recordemos  que la juventud es nuestro futuro. Suerte a todos

 
* Asociación de Profesores Hispano-Canadienses
www.profesoreshispanos.com

Be the first to comment on "Promoviendo el éxito escolar en la comunidad hispana de Toronto"

Leave a comment