Organizaciones de la comunidad Hispana se reunieron con Ministro de Inmigración Jason Kenney

PATRICIO SALAZAR / TORONTO /
El pasado sábado 24 de abril, miembros de la comunidad hispana expusieron sus ideas frente a representantes del gobierno canadiense. Intercambio de visiones, sugerencias y emplazamientos fueron la tónica de una jornada que dio inicio a una nueva lucha. La conversación fue distendida pero firme. Las tazas de café buscaron su lugar entre las preocupaciones y propuestas, y las risas al final de la reunión tuvieron un timbre esperanzador.

 

Este fue el ambiente que rodeó la importante reunión que sostuvieron los ministros Jason Kenney (Inmigración y Ciudadanía) y Peter Kent (Relaciones Exteriores para Latinoamérica) con varios representantes de la comunidad hispana liderados por el Congreso Hispano Canadiense (CHC)

Durante una hora y media de discusión se abordaron, entre otros temas, los recientes cambios a la Ley de Refugio, la situación de los trabajadores indocumentados y de los trabajadores no calificados. Además, las distintas agrupaciones, entre ellas el Congreso Hispano Canadiense, el Concejo de Desarrollo Hispano, la Asociación de Pastores del Área del Gran Toronto, la Asociación de Abogados Hispanos de Ontario y el Centro Menonita Nueva Vida, entregaron un documento con preocupaciones y propuestas a los representantes del gobierno canadiense.

“Fue una buena oportunidad para ser sensibilizado acerca de las preocupaciones particulares sobre inmigración (…) Hubo varias ideas  y creo que esto ha sido muy útil para mí. He desarrollado una reputación como un ministro que trata de responder legítimamente a recomendaciones de las diferentes comunidades y éste es el comienzo de un diálogo”, señaló elocuente el ministro Kenney al final de la cita.

A su vez, el político se refirió a la junta como pionera en Toronto: “He tenido reuniones con los representantes de las comunidades hispanas en Montreal, Vancouver y otras ciudades, pero ésta es la primera vez que me reúno con ellos en Toronto. Definitivamente repetiremos esto en el futuro”, destacó.

Para la ex presidenta del CHC, Vilma Filici, la ocasión significó un avance cualitativo en las relaciones entre la comunidad hispana y las autoridades migratorias canadiense pues “se habló de situaciones importantes como el maltrato y trato injusto a los mexicanos que han sido deportados, entre otros temas”.

Por su parte, el ministro Peter Kent insistió en las fortalezas de los cambios a la Ley de Inmigración señalando que el proceso será “más rápido en todas las categorías de inmigrantes (incluyendo los refugiados)”. Sin embargo reconoció la disposición a rescatar las sugerencias hechas por el CHC y las otras agrupaciones hispanas.

“Las sugerencias y preguntas fueron bien recibidas por el ministro Kenney y algunas de ellas fueron contestadas. En otros aspectos responderemos en términos del nuevo proceso, del personal que está involucrado en sus diferentes etapas y las decisiones finales que se tomen con el nuevo sistema”, sostuvo Kent.

Las propuestas.

El documento elaborado por el CHC y las distintas agrupaciones hispanas que participaron de la reunión no temió en destacar la intención del gobierno en apresurar las decisiones sobre los solicitantes de refugio y el aumento en los fondos que respaldan este programa. Sin embargo, puntualizaron en los problemas que podría conllevar la disminución de tiempo de la toma de esta decisión.

“Estamos preocupados que la entrevista de 8 días y los 60 días de proceso sean muy poco tiempo para la solicitud de refugio lo que llevaría a la toma de decisiones pobres con serias consecuencias. Tememos que los solicitantes no tengan acceso a asesoría legal o alcancen a tener todos los documentos y evidencia”, señala el documento.

Frente a esto el texto propone un plazo de 120 días para asegurar que la persona que pida refugio a Canadá tenga un tiempo justo para justificar su caso. Así se reduciría el tiempo actual de 19 meses, pero se mantendría una cantidad de días suficientes para preparar una buena solicitud.

Por otra parte, la nueva designación de “países seguros” y “no seguros” para discriminar a las personas que piden refugio es considerada como inapropiada y, según el texto expuesto a las autoridades canadiense, tendría un efecto negativo en aquellas solicitudes basadas en problemas de género u orientación sexual.

En lo que respecta a los trabajadores en Canadá, se propone el acceso a la residencia de quienes desempeñan labores no calificadas pues “ellos contribuyen de igual forma al desarrollo de la economía”. Además el documento aboga por la regularización de los trabajadores indocumentados señalando que “este es el momento indicado en nuestra historia para implementar un programa de este tipo”

Frente a este tópico, el ministro Kent reconoció la necesidad que tiene el país por nuevas personas para trabajar pues de esta forma “se van llenar nuestras expectativas de prosperidad en los años que vienen”. Además Jason Kenney agregó que Latinoamérica es considerada “una región clave para del futuro del país y que por eso existe un departamento gubernamental especialmente dedicada a ella”

A pesar de estas palabras, se les hizo saber a los ministros los problemas que los ciudadanos mexicanos están tendiendo para acceder a las distintos programas migratorios en Canadá, exponiendo los casos de malos tratos, vetos en sus solicitudes por haber sido deportados anteriormente y las ceguera frente a un estado que no garantiza la seguridad de sus habitantes, con reconocidos casos de corrupción en el gobierno y la policía.

Finalmente se buscó impulsar la posibilidad de traer familiares por la vía legal a Canadá incluya a los hermanas y hermanos de quienes residen aquí. En la propuesta se hace mención a un programa similar que se desarrolla en Alberta y que ha tenido buenos resultados.

Tras la reunión la presidenta del CHC, Vilma Filici, señaló que se ha dado un primer paso pero que esto no puede detenerse ahora: “El siguiente movimiento será llevar estas propuestas frente al comité parlamentario y exponerla junto a los distintos grupos que apoyan estos cambios”, concluyó.

FOTOs
Dirigentes de organizaciones comunitarias hispanas, lideradas por el Congreso Hispano Canadiense, se reunieron el fin de semana con el Ministro de Inmigración, Jason Kenney, con el objetivo de discutir las problemáticas que en materia migratoria tiene la comunidad hispana radicada en Canadá

Durante la reunión, la primera que tiene el funcionario con organizaciones hispanas en Ontario, el Ministro se comprometió a tomar en consideración las observaciones y las propuestas hechas por la comunidad radicada en el país.

El Ministro de Inmigración, Jason Kenney, estuvo acompañado por el Ministro de Relaciones Exteriores para Latinoamérica, Peter Kent, durante la reunión con la comunidad hispana.

Al final de la reunión, el Ministro de Inmigración brindó declaraciones a los medios de comunicación hispanos que se hicieron presentes a la actividad.

Be the first to comment on "Organizaciones de la comunidad Hispana se reunieron con Ministro de Inmigración Jason Kenney"

Leave a comment