LUIS ALBERTO MATA: ¡Oye Hugo, nos descubrieron!

TORONTO. Queridos amigos, a propósito de las pruebas que presentó el inteligentísimo Hoyos, embajador de Colombia ante la OEA, para demostrar que la guerrilla colombiana vive en Venezuela, estuve pensando que ahora sí el gobierno de Uribe va destapar todas las verdades ocultas, las de todo el mundo, incluyendo las de los ciudadanos que se creen inocentes pero que se pasan por la faja los controles de la “seguridad democrática” de los Uribe, Gaviria, Santos y compañía.

Por eso es que luego de revisar mis memorias, ya no puedo negarlo más, voy a confesar la verdad de mis andanzas, ya que el gobierno de Uribe tiene pruebas contundentes que yo no puedo refutar:

1. Tienen una foto mía en la cual aparezco con unos amigos comiéndome una papitas a la francesa, por tanto, ya saben que estuve en Francia.

2. Me pillaron con una botella de cerveza Heineken, y esa sí que es una falla, porque ahora ya pueden comprobar que estuve en -sterdam. Aunque deben estar confundidos porque al lado de la cerveza hay unas jugosas pastas italianas cubiertas de queso parmesano. A lo mejor piensan que la foto in-fraganti fue tomada en Reggio Emilia Italia.

3. El otro día supe que el DAS estaba tras mis pasos luego de que pillaran una foto mía en la que se aprecia al fondo unas colinas cubiertas de vegetación, con pajaritos volando, por las cuales resbala una preciosa quebrada de aguas claras, y dado que la imagen es algo difusa por algunas nubes muy blancas al paso, esta institución está segura que se trata de un paraje rojo del Sumapaz, del Tolima, del Valle, o de Santander, y como no, esas no son zonas verdes como pensamos todos, sino zonas rojas de acuerdo a la “seguridad democrática”. ¿Y qué hacía el susodicho en una zona verde, digo roja?

4. La prueba reina es la fotografía en la que aparezco apoyado en el guardabarros de un camión Volvo, made in Sweden. Esa si es irrefutable… El muy criminal estaba en Suecia ¿Y cómo negarlo con semejante foto? Me pillaron.

5. La única prueba frágil, y además la única que no pienso aceptar es en la que aparezco solitario y caminando por los lados de la Casa de Nari… Ah ¡eso si que no! Cualquier cosa, menos tomarme el riesgo de caminar solitario por ahí, cerquita de la fábrica de falsos positivos. Audaz sí, ¡pero aventurero no!

Así amigos que me voy a entregar, pues como voy a negar que aparte de la sobre-barriga, el sancocho, la arepa, el buñuelo y el ajiaco, me gusten y tenga fotos engulléndome unas papitas a la francesa, pastas italianas y cerveza holandesa, y si nos atenemos a las pruebas del gobierno colombiano, me jodí. Esas son pruebas contundentes de mis andanzas.

Esa es la flamante inteligencia, la del gobierno de Colombia, y para que no queden dudas, es la misma que aplican para probar que la insurgencia colombiana vive en Venezuela. Miren las fotos que publica la prensa… Y confirmado, también pillaron a Chávez… Viejo Hugo nos descubrió, y lo van a pillar a usted también querida y querido lector. O se entrega, o se vuelve clandestino, o se ríe, pero en todo caso pilas!!!

 

Be the first to comment on "LUIS ALBERTO MATA: ¡Oye Hugo, nos descubrieron!"

Leave a comment