Los inmigrantes educados tienen más desempleo que sus similares canadienses, según informe

REDACCION / TORONTO
Un informe dado a conocer recientemente en el país confirmó un dato que ya para nadie es desconocido: que los inmigrantes educados recién llegados a Canadá viven niveles de desempleo más elevados que sus similares nacidos en este país.
El informe plantea que los inmigrantes capacitados universitariamente y que poseen edades entre los 25 y los 54 años de edad, tienen una tasa de desempleo de alrededor del 12,1 por ciento, un nivel muy por arriba de la tasa de desempleo que existe entre las personas no inmigrantes capacitadas universitariamente, que es únicamente del tres por ciento.
El estudio fue realizado por la Federación Canadiense de Municipalidades y señaló que los inmigrantes en edad de trabajar que están llegando últimamente al país son inmigrantes que tienen el doble de probabilidades de tener un título universitario que los demás canadienses, pero agrega que esos mismos inmigrantes tienen cuatro veces más probabilidades de estar desempleados, y que tienen muchas menos probabilidades de sacar beneficio económico de su grado post-secundario en comparación con los demás canadienses.
Los inmigrantes capacitados universitariamente y que poseen edades entre 25 y 54 años, tienen una tasa de desempleo de alrededor del 12,1 por ciento, apenas por debajo de la tasa general de desempleo de 12,8 por ciento que ostentan todos los inmigrantes en esa categoría de edad, planteó el informe.

En comparación, la tasa de desempleo entre personas no inmigrantes capacitadas universitariamente es de tres por ciento, lo que equivale a aproximadamente la mitad de la tasa de desempleo del 5,6 por ciento entre los no inmigrantes canadienses en ese grupo de edad.

En el lado positivo, la diferencia se redujo algo para los inmigrantes que ya pasaron más de cinco años en Canadá.

En un informe de 60 páginas, que contiene la mayoría de los datos recogidos del censo de Estadísticas de Canadá, la federación insiste en la necesidad de más servicios de asentamiento y una mejor coordinación entre los gobiernos.

Ottawa está invirtiendo $68 millones en el transcurso de cinco años para acelerar el reconocimiento de títulos extranjeros con el fin de colocar a los inmigrantes educados dentro de la fuerza de trabajo lo más rápido posible.

El reconocimiento de credenciales extranjeras en Canadá implica la participación de entidades no gubernamentales tales como colegios profesionales y asociaciones gremiales, las cuales en general funcionan a nivel provincial. Y este proceso con estas entidades generalmente es la principal barrera para que los inmigrantes consigan empleo en sus áreas de especialización, planteó el estudio.

La federación dijo que los municipios necesitan más dinero para poder lidiar con esta situación, y que el dinero no puede provenir de las arcas municipales.

Pero el estudio no definió concretamente las necesidades de los municipios, y en ese sentido dijo poco acerca de cómo se podría utilizar cualquier dinero adicional. Mencionó eso sí el transporte público, la vivienda y los servicios de asentamiento como posibles áreas donde se debería apoyar.

“Como país debemos tener una visión más amplia de la política de inmigración”, dijo el Presidente de la Federación, Jean Perrault, alcalde de Sherbrooke, Quebec. “No podemos permitirnos el lujo de pasar estos costos a los ya sobrecargados contribuyentes”, aseguró.

Pero el tema de las barreras que encuentran los nuevos inmigrantes bien educados para encontrar trabajo en sus profesiones en Canadá no fue el único dato que reveló el informe, el cual también planteó que se están produciendo cambios en los patrones de asentamiento de la inmigración en el país, lo cual plantea nuevos retos tanto para las pequeñas como para las grandes comunidades de todo Canadá.

El informe de la Federación de Municipalidades Canadienses hace una comparación de las condiciones sociales y económicas de los inmigrantes y no inmigrantes entre los años 2001 y 2006 en 24 comunidades urbanas, incluida la de Edmonton, Toronto y Laval.

Y ahora, a las grandes ciudades les resulta más difícil satisfacer sus necesidades de mano de obra altamente calificada y educada, dado que los inmigrantes cada vez eligen más establecerse en pequeñas comunidades, dijo el informe.

Al mismo tiempo, planteó que la afluencia de los recién llegados a las comunidades más pequeñas está poniendo más exigencias a los municipios que ya están luchando para financiar los servicios.

Si bien estos desafíos se están jugando en el nivel local, los municipios no tienen entrada en las políticas de inmigración y en los programas, que son de competencia federal, explicó Perrault, antes de agregar que “es hora de un cambio”, sobre todo en el marco de la actual recesión económica que le pone una mayor importancia a la situación.

“Al igual que muchos otros canadienses, los recién llegados tendrán más dificultades para encontrar y mantener un empleo, lo que afectará otras cuestiones sociales y familiares. Ellos necesitaran los servicios municipales justo cuando los municipios se enfrentan a la recesión y a las crecientes necesidades de sus comunidades”, dijo Perrault.

En este sentido, agregó que “si queremos salir de esta recesión con la mano de obra calificada que necesitamos, es el momento de coordinar la política de inmigración y los servicios, y proporcionar a los municipios con la financiación para hacer frente a las necesidades de los inmigrantes”.

Be the first to comment on "Los inmigrantes educados tienen más desempleo que sus similares canadienses, según informe"

Leave a comment