ISRAEL-PALESTINA: Amnistía Internacional pide imparcialidad a Rice

JIM LOBE / WASHINGTON
El capítulo estadounidense de Amnistía Internacional envió una carta “urgente” a la secretaria de Estado (canciller) de este país, Condoleezza Rice, exigiéndole poner fin a lo que llama “respuesta sesgada” de Washington ante los ataques aéreos de Israel contra Gaza.
Estas incursiones militares han matado a más de 400 palestinos, entre ellos decenas de civiles desarmados.
La carta también expresa preocupación por los cohetes lanzados por grupos palestinos contra áreas urbanas israelíes ubicadas a más de 30 kilómetros de Gaza, a raíz de los cuales la semana pasada murieron cuatro ciudadanos de ese país.

Pero califica de “desproporcionada” a la campaña de ataques aéreos israelíes y acusa al Estado judío de violar el derecho internacional.

“Sin disminuir la responsabilidad del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y de otros grupos palestinos armados por los ataques indiscriminados y deliberados contra civiles israelíes, el gobierno de Estados Unidos no debe ignorar la respuesta desproporcionada de Israel y las políticas de larga data que han llevado a la franja de Gaza al borde del desastre humanitario”, establece la misiva enviada el viernes.

“(…) Amnistía Internacional-Estados Unidos está particularmente consternada por la sesgada respuesta del gobierno estadounidense ante la reciente violencia y sus esfuerzos displicentes por mejorar la crisis humanitaria en Gaza”, enfatiza.

También observa que varios informes recientes de su filial londinense, de agencias de asistencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Oxfam, CARE y otras organizaciones no gubernamentales han descrito la situación en la franja, aún antes del último estallido de hostilidades, como la peor desde 1967, cuando Israel conquistó esta área en la Guerra de los Seis Días.

La misiva llegó en medio de un creciente clamor internacional, procedente en especial de capitales europeas y árabes, para que se concrete un cese del fuego inmediato. Hasta ahora, tanto Israel como Hamás rechazaron esta opción.

Hamás dijo que accederá a un alto al fuego siempre y cuando Israel levante su bloqueo económico a Gaza.

Fuertemente respaldado por la Casa Blanca, Israel ha insistido en que detendrá su ofensiva solamente cuando Hamás acepte un cese del fuego que, en palabras de Rice, sea “duradero y sostenible”.

En su carta, Amnistía urge a Washington a “ir más allá de la retórica y a ejercer una presión concreta sobre ambas partes para terminar inmediatamente con los ataques ilegales”.

Declaraciones formuladas en los últimos días tanto por Rice como por el resto del gobierno han contribuido con la impresión de que quieren darle a Israel más tiempo para destruir la infraestructura de Hamás en Gaza, con la esperanza de que la población allí se vuelva contra ese partido para beneficio del más moderado Fatah, liderado por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abú Mazen (Mahmoud Abbas).

Israel ha comenzado a acumular tanques, artillería y soldados en varias áreas justo afuera de Gaza, en lo que se supone es la preparación de un inminente ataque por tierra contra objetivos específicos de Hamás.

En una nueva fase de su campaña, las fuerzas israelíes comenzaron a bombardear hogares de líderes de Hamás. El jueves, un ataque aéreo mató a un alto clérigo identificado con el ala militar de esa organización, Nizar Rayyan, junto con sus cuatro esposas y nueve hijos.

El viernes atacaron las casas de otros líderes, en lo que algunos analistas en Washington han descrito como un esfuerzo por “decapitar” a la organización islamista.

La Unión Europea exigió esta semana un “cese del fuego inmediato y permanente” que incluya tanto un “alto incondicional a los ataques con cohetes de Hamás contra Israel y un fin a la acción militar israelí”.

Sin embargo, en un viaje que realizó el jueves a Europa, la ministra israelí de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, rechazó el reclamo, así como una propuesta francesa para un “cese del fuego humanitario” de 48 horas.

Junto con el ministro de Defensa Ehud Barak (del Partido Laborista), Livni (del gobernante Kadima) ha crecido en las encuestas de opinión pública para las elecciones del 10 de febrero desde que comenzó la ofensiva israelí.

Un funcionario no identificado que viajó con Livni llamó a la segunda propuesta “poco realista” y “precipitada”, alegando que lindaba con la “ofensa”.

Agregó que el propio Israel estaba haciendo ingresar toneladas de suministros humanitarios, entre ellos alimentos y medicinas, pese a informes de severa escasez y caos en los pocos hospitales de Gaza. La franja estuvo sin electricidad durante dos días.

“No hay crisis humanitaria, y por lo tanto no hay necesidad de una tregua humanitaria”, dijo Livni a la prensa en París.

Sin embargo, la carta de Amnistía discrepó fuertemente con esa declaración, haciéndose eco de un informe presentado el miércoles por Oxfam.

“Actualmente hay una necesidad urgente de acceso a asistencia humanitaria, alimentos y suministros esenciales, dado que ambas agencias de asistencia y residentes de Gaza hace tiempo que se han quedado sin reservas de provisiones debido al bloqueo israelí que durante meses ha restringido el ingreso de mercaderías a Gaza”, dijo.

“Las cantidades que el ejército israelí permitió ingresar a Gaza en los últimos días no están ni cerca de lo necesario para satisfacer las necesidades básicas de la población de 1,5 millones de habitantes”, añadió.

La propia Rice ha manifestado preocupación por la situación humanitaria y ha buscado que Livni le garantice que se entregará más asistencia a través de agencias privadas y de la ONU, según varias fuentes cercanas al gobierno.

Las mismas fuentes dijeron que Washington también buscó garantías de que Israel intentará que las víctimas civiles sean mínimas.

Y también que no se reitere un episodio como el bombardeo de 1996 contra la aldea de Qana, en el sur de Líbano, cuando 106 civiles libaneses que intentaban escapar de los enfrentamientos entre el Estado judío y el movimiento chiita proiraní Hezbolá fueron muertos por los ataques israelíes.

Pero, como observa la carta de Amnistía, “la franja de Gaza es una de las áreas más densamente pobladas del mundo” y el modo como se está llevando a cabo la campaña de bombardeos de Israel no está cumpliendo en absoluto los requisitos legales internacionales de que todas las operaciones sean “estrictamente necesarias y proporcionadas, y que hagan todos los esfuerzos por discriminar entre combatientes y civiles”.

En una declaración difundida el martes, la organización Human Rights Watch (HRW), con sede en Nueva York, también criticó a Israel, así como el lanzamiento de cohetes por parte de Hamás, por no discriminar entre objetivos militares y civiles legítimos para minimizar el daño a civiles.

Citó varias incursiones aéreas realizadas tempranamente en la campaña que “parecen ser ilegales”. Entre ellas, ataques contra estudiantes que abandonaban una escuela de la ONU, contra una “mezquita de Hamás” que también destruyó una casa cercana, y contra varias estaciones policiales, además de una academia de seguridad.

Como lo hizo en el pasado, HRW también denunció que el bloqueo israelí de Gaza equivalía a un “castigo colectivo contra la población civil, una seria violación a las leyes de la guerra”.

En su carta, Amnistía llamó a Washington a suspender inmediatamente sus entregas de armas a Israel. Está pendiente una investigación sobre si armas previamente suministradas fueron usadas para cometer serios abusos a los derechos humanos durante el ataque actual.

Be the first to comment on "ISRAEL-PALESTINA: Amnistía Internacional pide imparcialidad a Rice"

Leave a comment