Inmigrar con título universitario no impide tener que subsistir con un trabajo precario en Canadá

OSCAR VIGIL / DIARIO EL POPULAR
Que el llegar a Canadá con un título universitario obtenido en el país de origen no disminuye las posibilidades de obtener un trabajo precario, que el tener únicamente un permiso temporal para trabajar en el país aumenta el riesgo de abuso por parte de los empleadores, y que el número de años que se vivan en Canadá no disminuye significativamente el subsistir por medio de un trabajo de malas condiciones, son algunos de los hallazgos encontrados durante la investigación “Inmigrantes y Trabajo Precario” en la comunidad hispana y caribeña residente en el Área del Gran Toronto, el cual fue presentado en el Centre of Excellence for Research on Immigration and Settlement (CERIS), de la Universidad de Toronto.
El estudio fue elaborado por las académicas Patricia Landolt, del Centro para Estudios Urbanos y Comunitarios de la Universidad de Toronto, y Luin Goldring, Profesora Asociada de Sociología de la Universidad de York, y fue dado a conocer ante un centenar de personas, entre quienes se encontraban académicos, trabajadores sociales y dirigente comunitarios.
La investigación fue realizada mediante entrevistas a 300 inmigrantes latinoamericanos y caribeños que llegaron a Canadá entre los año 1990 y 2004, quienes tenían como mínimo 20 horas de trabajo semanales y que llevaban por lo menos dos años en Canadá.

“Lo que estamos tratando de entender son las experiencias laborales de la gente, qué tipo de trabajo tienen en su primer año de trabajo en Canadá, qué tipo de trabajo tenían en el momento en que los entrevistamos a fin de ver cuáles son las trayectorias de empleo y ver hasta qué punto ese primer año laboral impactaba las condiciones a largo plazo, midiendo la precariedad del trabajo”, explicó Landolt durante la presentación de los resultados.

Definió el concepto de Trabajo Precario como un tipo de empleo inseguro, de contrato limitado, posiblemente medio tiempo, sin derechos laborales, con múltiples sitios donde desarrollarlo y donde el trabajador no controla las condiciones, donde no hay sindicato, etc. Todos estos puntos, que forman parte del Indicador de Trabajo Precario (IPW, por sus siglas en inglés) fueron los que se tomaron en cuenta para definir la precariedad del trabajo que tenían las personas entrevistadas durante el primer año de arribo a Canadá, y luego cuando estos fueron consultados en el 2005.

“Lo que encontramos es que en el primer año laboral en Canadá hay variables que no son significativas que es bien importante remarcar: primero, que la educación en el país de origen no afecta el nivel de precariedad, o sea que una persona con título universitario y un obrero sin título, con primaria, tienen la misma posibilidad de entrar a un trabajo precario en ese primer año, que es fundamental dado todo el sistema de elección de inmigrantes en Canadá”, explicó Landolt, agregando que en esa lógica también descubrieron que los trabajadores del Caribe tenían más probabilidades que los trabajadores latinoamericanos de tener trabajos precarios en este primer año.

Un segundo elemento descubierto es que el recibir malos consejos de parte de amigos, de instituciones, de iglesias, etc., durante ese primer año tenía un efecto significativo en la obtención de un trabajo precario, y ese “es un dato complicado porque no tenemos el detalle de saber qué está pasando, si la gente está desesperada y agarra cualquier información o es que hay un desfase entre la información que tienen las instituciones y lo que realmente necesita el inmigrante… aunque quizás haya un poquito de las dos cosas”, apuntó.

“Otra variable importante era que el entrar sin permiso de trabajo o con un permiso de trabajo temporal al país, es decir como refugiado, estudiante, con visa de turista, etc., afecta, en parte porque el mercado laboral busca a un trabajador vulnerable al que le puedan pagar por debajo de la mesa, en efectivo, o sea que hay una búsqueda de ciertos empleadores para explotar trabajadores vulnerables, que cae en el trabajo precario”, explicó la investigadora.

Sin embargo, a la luz de los datos obtenidos en esta investigación, algo que quedó claro es que la precariedad en el trabajo por parte de los hispanos que están arribando al país no solamente se reduce al primer año de llegada, dado que a largo plazo lo que se reflejó es que quienes caen en trabajos precarios durante ese primer año continúan en los mismos o similares después de estar viviendo cierto número de años en Canadá.

Los investigadores entrevistaron a las personas y les preguntaron sobre su primer año de trabajo en Canadá, que pudo haber sido en el año 90, 94, etc., y después les preguntaron sobre el tipo de trabajo que estaban desarrollando en la actualidad, es decir en el año 2005 que fue cuando se llevó a cabo el encuestamiento. Para ese momento algunos de los entrevistados tenían 3, 10 o 15 años o más de vivir en el país.

“Les pedimos que nos hablaran sobre el trabajo que tienen en el 2005 y vimos que la educación en el país de origen sigue siendo irrelevante, que la gente puede tener un buen trabajo o un mal trabajo y que la educación no tiene ningún impacto (en esto)”, aseguró.

Y agregó: “Otra cosa fundamental, pensando en el impacto a largo plazo, es que el primer año en Canadá, si la gente tenía trabajo precario en ese primer año, tienen una probabilidad mucho más alta de tener un trabajo precario ahora en comparación con gente que entró con un buen trabajo, y esto es independiente del número de años en Canadá. Por ejemplo, una persona que en 1990 entró con un trabajo precario, en el 2005 sigue con trabajo precario, y una persona que en el año 2000 entró con trabajo precario, también sigue con trabajo precario en el 2005, lo que nos indica que el tiempo en Canadá no es lo que determina un mejoramiento en las condiciones laborales, sino que más bien qué tipo de trabajo tuviste en ese primer año”, aseguró.

De igual forma encontraron que el inmigrante latinoamericano que tiene una familia grande, con niños, tiene más probabilidades de caer en un trabajo precario, así como también que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de caer en este tipo de trabajos.

“Lo otro es que gente que entró con permisos temporales, a pesar de que regularizaron su situación, de que ahora son residentes permanentes, no mejoran sus condiciones de trabajo, y si uno piensa por ejemplo que la política de inmigración de Canadá es buscar y buscar más trabajadores temporales, esa gente, si se quedan y regularizan, van a continuar en trabajo precario”, acotó.

Como conclusión del estudio, Patricia Landolt dijo que el mercado laboral no está ofreciendo las condiciones de trabajo que le permitan a la familia inmigrante de hoy repetir la historia de los europeos de comienzos de los años 60, “o sea de toda esa imagen de que el inmigrante, el portugués, el italiano, el yugoslavo, llegaban, trabajaban y sus hijos iban a la universidad. Esa no va a ser la historia de este grupo (hispano) de inmigrantes”, aseguró.

La académica explicó que en su lógica investigativa evitan hacer recomendaciones directas a las entidades gubernamentales, pero que sí presentan los estudios y los análisis a través de foros y mesas de trabajo con las entidades interesada en este tipo de problemáticas.

En este sentido, explicó que el estudio contiene cosas claves sobre las que ellos están insistiendo en sus conversaciones, y son que todo indica que “los años en Canadá no mejoran la situación de la gente, y entonces pensamos que lo que podría mejorar la aceptación laboral de los inmigrantes es regular el mercado laboral, controlar a los empleadores, ofrecer mejores trabajos”.

“La gente puede desarrollar una serie de estrategias para mejorar su situación laboral, pero hay un problema fundamental que son los mercados laborales, y creo que nosotros tenemos que movilizarnos y cuestionar eso, y creo que los latinoamericanos que llevan aquí 10, 20, 30 años, si quieren hablar de una comunidad latina debemos tomar muy en serio la comunidad latina de hoy… y las condiciones en las que ellos están viviendo son muy diferentes a las condiciones en las cuales vivimos nosotros cuando llegamos. Si somos una comunidad, tenemos que tomar en cuenta a este grupo que se está quedando atrás”, aseguró.

Be the first to comment on "Inmigrar con título universitario no impide tener que subsistir con un trabajo precario en Canadá"

Leave a comment