En medio de la polémica, los mineros canadienses y latinoamericanos se reunieron en Toronto

REDACCION / TORONTO
Para este año se pronostica que la cotización del oro bajará 6.2%, la de plata 2.7% y la de plomo 31.6%, debido a la desaceleración económica global.
En medio de este incierto panorama se realizó esta semana en Toronto la convención internacional minera más importante, que organiza cada año la Asociación de Desarrolladores Mineros de Canadá (PDAC) y a la que asisten en promedio 20 desarrolladores de esta industria. Pero este año la actividad estuvo envuelta en la polémica luego que una de las empresas más importantes del país, así como también la Bolsa de Valores de Toronto (TSX) fueran demandadas judicialmente.
Las principales empresas mineras canadienses, como Goldcorp Inc, Endeavour Silver Corp y Alamos Gold Inc tienen inversiones en países latinoamericanos, entre ellos Chile, Argentina, México, Colombia y Perú principalmente.
En México operan cerca de 600 proyectos mineros financiados por la Bolsa de Valores de Toronto (TSX).
México ocupa el primer lugar en inversión en exploración en América Latina y el cuarto lugar a nivel mundial en inversión y exploración en materia minera. El país recibe el 6% de la inversión total mundial en exploración.

“Se estima que el sector minero entró en recesión a partir de noviembre pasado, ya que registró un decremento en la producción de acuerdo al índice de volumen físico, y el empleo al mes de diciembre presentó cifras negativas”, señala un reporte de la Secretaría de Economía de ese país.

En el primer semestre del 2008 las exportaciones mexicanas minero-metalúrgicas fueron de 5,179.5 millones de dólares, lo que representó un incremento de 2.4% con respecto al año anterior. Las importaciones también ascendieron a un total de 4,376 millones de dólares (13.7%), respecto al año anterior, indica la misma fuente.

El superávit de la balanza comercial minero-metalúrgico registró un decremento de 33.7%, respecto al 2007.

“Se estima que la recesión aún no toca fondo, por lo que se espera que la tendencia descendente en las acciones de las empresas (en la TSX) se mantendrá en los primeros meses del 2009”, señala la fuente.
En el caso chileno, la minería dio cuenta del 8% del PIB en 2003 y dominó las exportaciones de ese país: el 42% de las exportaciones chilenas fueron de minerales y metales en ese año.

Con el incremento de la Inversión Extranjera Directa en ese sector a partir de los años noventa esta industria ha crecido rápidamente, sobre todo en la producción de cobre.

Entre 1991 y 2003 la inversión extranjera en la minería chilena fue de 15.5 mil millones de dólares estadounidenses, según un reporte del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM, por sus siglas en inglés), con sede en Londres.

Uno de los principales proyectos mineros en Chile es La Escondida, ubicada en el desierto de Atacama, a 170 kilómetros al sureste de Antofagasta. Emplea a tres mil personas y en el 2003 dio cuenta del 1.7% del PIB. En el 2004 esta cifra creció a 3.5%.

La Feria PDAC es una de las más importantes a nivel internacional para promover productos y servicios
Mineros, por lo que acuden productores de todas partes del mundo.

La minería argentina recibe inversiones de 30 países dirigidas a exploración, proyectos de desarrollo y producción de minerales.

Actualmente hay 403 empresas mineras. En el 2008 se alcanzó una cifra récord de perforación (668,851 metros), es decir 302% más que en el 2003.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Minería de ese país, en el 2008 las inversiones en el sector alcanzaron los 7,300 millones de pesos, o sea 31% más que en 2007.

Las exportaciones mineras argentinas alcanzaron 80 destinos en los cinco continentes y totalizaron 12,375 millones de pesos el año pasado, colocando a este sector como líder en las transacciones del comercio internacional.  El sector minero argentino absorbe 256 mil fuentes de trabajo directo e indirecto.

A pesar de que algunos empresarios canadienses con inversiones en Latinoamérica afirmar que respetan las regulaciones laborales y ambientales de los lugares donde inician operaciones, como por ejemplo en Quito, Ecuador, donde grupos ambientalistas han realizado protestas contra las mineras canadienses  Ecsa, Aurelian Resources, AmGold e IMC, las cuales quieren explotar oro y cobre, pero se vieron obligadas a suspender operaciones.

Mineros ecuatorianos demandan a Cooper Mesa

Pero no todo lo que brilla es oro. En el marco de esta feria PDAC se presentó una demanda contra la minera canadiense Copper Mesa por supuestas violaciones a los derechos humanos en su intento por operar una mina de cobre en Ecuador.

Tres ciudadanos ecuatorianos buscan llevar ante los tribunales canadienses a la minera Copper Mesa, filial de Río Tinto, y a la Bolsa de Valores de Toronto (BVT), por acusaciones de utilizar paramilitares en Ecuador.

La demanda presentada en Toronto alega que Copper Mesa, filial de Río Tinto, contrató a paramilitares armados para intimidar y aterrorizar a los oponentes a la explotación de una mina de cobre a cielo abierto en la zona andina de Ecuador.

Los ecuatorianos reclaman unos 800 millones de dólares estadunidenses en compensación, según la demanda presentada el miércoles pasado en Toronto.

Entre las pruebas presentadas en el tribunal de Toronto figura un video que muestra a los habitantes de la región tratando de bloquear una ruta que lleva a la mina, y que son atacados por una veintena de paramilitares armados.

Esos paramilitares, según el video filmado en 2006, lanzan gases lacrimógenos y luego disparan con pistolas en dirección de los manifestantes.

La BVT, una de las bolsas más importantes para la minería a nivel mundial, es acusada de haber financiado las actividades de Copper Mesa cuando tenía conocimiento de las prácticas de esta firma en Ecuador.

El abogado canadiense Murray Kilippenstein, que representa a los tres ecuatorianos, afirmó que “es hora que las leyes canadienses sean modificadas para obligar a las compañías mineras canadienses a rendir cuenta de su comportamiento en el extranjero”.

Kilippenstein agregó que esperaba que la empresa minera y la BVT “desplieguen todo su arsenal jurídico” para evitar esta causa que, reconoció, es muy compleja y que tardará años antes de ser escuchada por los tribunales.

Pero destacó que el debate en torno a ésta posiblemente llevará a que se obligue a las mineras canadienses que operan en el exterior a respetar un código de buena conducta, como es el caso en Canadá.

La demanda judicial tuvo resonancia inmediata en el Parlamento canadiense, donde dos diputados federales exigieron al gobierno del primer ministro Stephen Harper que legisle para adoptar ese código de conducta para las mineras canadienses que operan en el extranjero.

Este reclamo es apoyado por un amplio movimiento de organizaciones sociales y religiosas que denuncian las prácticas de las mineras canadienses en todo el mundo.

Hay frecuentes denuncias de violaciones de los derechos humanos básicos de los pobladores en las regiones donde están los yacimientos, y también sobre el no respeto de las normas ambientales.

Sin embargo, a pesar de que algunas empresas mineras canadienses han enfrentado huelgas, paros de labores y protestas indígenas, eso no las ha detenido para seguir explorando y explotando suelo americano, con el apoyo de la Bolsa de Valores de Toronto y de la agencia Export Development Canada, que ayuda a las empresas con financiamiento.

Be the first to comment on "En medio de la polémica, los mineros canadienses y latinoamericanos se reunieron en Toronto"

Leave a comment