En enero comienza a funcionar el recién creado Centro Comunitario Nuevo Amanecer, en Toronto

REDACCION / TORONTO /
Bajo el nombre “Nuevo Amanecer”, y con ubicación en la zona de las calles Lawrence y Dufferin, a partir de enero del próximo año Toronto tendrá un nuevo Centro Comunitario. Se trata del Centro Comunitario Nuevo Amanecer, el cual busca trabajar por la integración de toda la familia. Para ello, implementará programas de deportes, arte, música y multimedia para los jóvenes, así como también talleres formativos en temas de la vida cotidiana (desde impuestos hasta relaciones de pareja) para los padres.

Según explicaron sus organizadores, después de casi ocho años de matrimonio y un pequeño retoño, Bernardo y Ángela Riveros estaban prácticamente a punto de terminar. Las tensiones generadas por el exceso de trabajo, de viajes, y también por la falta de un adecuado manejo de las pequeñas cosas de cada día iban alejando poco a poco a esta pareja de origen colombiano.

Pero un buen día, Bernardo, un reconocido empresario que entre otros negocios posee una prestigiosa escuela de enseñanza del idioma Inglés en Toronto, coincidió casualmente en una cena con Iván Méndez, pastor de una iglesia que recién había sido formada. Y durante la sobremesa, los dos hombres hablaron a profundidad sobre el tema de las relaciones familiares y sobre las tribulaciones que afectaban al matrimonio Riveros.

La conversación de esa noche, y las que acontecieron en los meses siguientes, le dieron otra perspectiva de la vida a Bernardo, quien desde entonces se vinculó con Iván y con su grupo de gente de iglesia, en su mayoría jóvenes, y comenzaron a madurar un idea que finalmente vio la luz públicamente este mes de diciembre: la creación de un centro comunitario que tuviera como uno de sus principales objetivos el fortalecer los lazos familiares a través de la promoción de actividades tanto para los padres y esposos como también para los hijos.

La iniciativa ha recibido por nombre Centro Comunitario Nuevo Amanecer y está localizado en el 15 de Gurney Cresent, en la zona de Caledonia y Lawrence, cuenta con amplias instalaciones y, aunque aún está en su etapa inicial, está implementando desde ya diversas actividades para el desarrollo de los jóvenes y de los adultos.

“El objetivo (de este nuevo centro comunitario) es tener un lugar para que la comunidad, y especialmente los jóvenes, puedan reunirse y hacer algo productivo para la misma comunidad, que puedan tener programas donde van a estar no solamente aprendiendo sino que también pasando momentos, tardes o noches sanos, donde sus padres saben que están en un lugar seguro y que están haciendo algo productivo, que están haciendo algún deporte o que van a estar de pronto aprendiendo sobre música, sobre arte, sobre teatro, aprendiendo sobre diseño de páginas web o sobre producción de videos, ese tipo de cosas que les servirán a encaminarse posteriormente en lo que quieran estudiar, o si ellos están estudiando que ellos mismos vengan y que den un aporte de lo que ya han aprendido para que otros puedan aprender”, explicó Bernardo durante la presentación del nuevo centro comunitario a la comunidad.

Pero los programas que esta nueva entidad va a desarrollar no serán dirigidos exclusivamente a la juventud, agregó, explicando que para los adultos también se van a impartir capacitaciones de interés general como son de relaciones de pareja, sobre finanzas, sobre las leyes y los recursos que existen en este país, es decir, sobre todas esas herramientas que todo adulto y sobre todo padre de familia debe conocer.

“El objetivo es que los matrimonios, que la familias se solidifique o se restaure si están pasando por una crisis, porque la familia es la base la sociedad, y si la familia falla, la sociedad falla, además de que es muy costosa una familia que no funciona”, explicó por su parte Iván Méndez, quien provisionalmente está actuando como Director Ejecutivo del Centro Comunitario Nuevo Amanecer.

Apuntó que los programas para los jóvenes con los que ya cuenta la entidad, y los cuales estarán habilitados para el público en general a partir del próximo mes de enero, son: Deportes (basquetbol, volibol y mini soccer), Música (clases de guitarra, bajo, saxofón, piano, batería y canto),  Arte (teatro, danza, títeres y mimos) y Multimedia y Tecnología (audio, video, páginas web y diseño grafico por computador).

Todos estos programas están siendo dirigidos por jóvenes voluntarios que tienen experiencia profesional en la materia y serán impartidos de reforma gratuita para todos los interesados, agregó Iván.

De acuerdo con los promotores del nuevo centro comunitario, a la base de esta iniciativa se encuentran tanto las experiencias vividas por ellos mismos y sus amigos como también estudios realizados por entidades canadienses, como el Instituto de Matrimonios y Familias de Canadá (IMFC Institute of Marriage and Family of Canadá) que plantea que al país le cuesta la suma de 7 billones de dólares el atender las familias que se separan cada año.

“Sobre la base del censo del 2006, el informe del instituto dice que las familias disfuncionales le cuestan a Canadá 7 billones de dólares al año. No es para restaurarlas, porque no las restauran, sino que en programas de ayuda a las madres que se quedan solas, en programas para los jóvenes, lo que cuesta por delincuencia porque en gran porcentaje ésta es afectada por el hecho de que los muchachos se crían sin uno de los dos padres, entonces es muy costoso, si hablamos económica y socialmente, que la familia se desintegre”, planteó Iván.

Bernardo por su parte sustentó que los mismos estudios muestran con cifras “que la pobreza, o una de las causas de la pobreza, son las familias disfuncionales, que hay más pobreza en las familias disfuncionales, en las familias en donde sólo hay un padre, y también muestra estadísticas que las personas que están en asistencia social el porcentaje más alto proviene de familias disfuncionales”.

Con todo esto en mente, el domingo por la tarde alrededor de 400 personas escucharon atentamente en qué consistirá el nuevo centro comunitario, cuáles son los programas con los que constará y cómo se puede colaborar en el mismo, ya que por el momento no contará con ayudas económicas gubernamentales sino que se estará financiando con aportes brindados por personas altruistas así como también por los miembros de la iglesia Nuevo Amanecer que ha sido la base de la nueva entidad comunitaria.

El local donde funcionará la entidad es sumamente amplio y contará con dos canchas de deportes, con área de juego para niños, área música, de multimedia, de arte, con restaurante, biblioteca y con ventas de productos para el desarrollo personal.

La lógica es que mientras los niños y los jóvenes se divierten y a la vez se forman en las diversas áreas que ofrecerá el centro comunitario, los padres también puedan participar en talleres sobre las cosas de interés cotidiano, o que simplemente vengan a comer algo mientras esperan por ellos, destacó Iván, insistiendo en que aunque la iglesia que él dirige es un fuerte sostén financiero y logístico de la iniciativa, el nuevo centro comunitario no posee matiz religioso.

Pero con influencia o sin ella, si algo realmente se respira en los inicios de esta nueva entidad es juventud. Una simple mirada a los asistentes en el evento de presentación pública del proyecto fue suficiente para notar que los niños, los jóvenes y los adultos jóvenes son hoy por hoy los grandes protagonistas de la iniciativa. E Iván lo confirma al asegurar que la media de edad entre las personas que están trabajando en el proyecto oscila en los 35 años de edad.

“Todos los voluntarios son jóvenes, porque cuando a uno le gusta algo se emociona, se enamora de eso y lo quiere sacar adelante, y cuando un muchacho o una persona ve que es algo proactivo, algo que cambia vidas, algo que además da satisfacción, se enamora del proyecto y dice quiero formar parte de él”, explicó el joven Pastor quien tampoco llega a la cuarta década.

Bernardo por su parte, con su matrimonio ahora en proceso de fortalecimiento luego de salir de la crisis, se ha convertido en uno de los más activos voluntarios del nuevo proyecto comunitario. Es uno de los encargados del área de multimedia y, junto con su esposa, trabajan además el área de talleres sobre relaciones de pareja, uno de los temas que consideran se puede necesitar trabajar más fuertemente en la comunidad hispana.

“Al ver  que mi matrimonio se salvó, se restauró, y que ahora estamos en un periodo de fortalecimiento, que estamos creciendo como pareja, siento la necesidad de compartir eso con otras personas, de decirle a otras personas que el divorcio no es la solución, sobre todo al ver el daño que le puedes causar a tus hijos”, apuntó, antes de agregar que por ello la formación a las parejas, como base de la familia,  será clave en el nuevo centro comunitario.

Más información sobre el Centro Comunitario Nuevo Amanecer se puede obtener a través del teléfono (416) 402-2504.

Be the first to comment on "En enero comienza a funcionar el recién creado Centro Comunitario Nuevo Amanecer, en Toronto"

Leave a comment