En Asamblea Anual homenajearon a ocho empleados del Centro para Gente de Habla Hispana

OSCAR VIGIL / DIARIO EL POPULAR
Atrás parecen haber quedado los días de turbulencia que caracterizaron en la historia reciente al Centro para Gente de Habla Hispana (CGHH), la entidad comunitaria más representativa de la comunidad latinoamericana que reside en Canadá. Y es que fueron realmente aires frescos los que se respiraron la semana pasada durante la celebración de la Asamblea General Anual de esta entidad comunitaria que tiene ya más de 35 años de existencia, y dicho ambiente distensionado y de frescura no fue precisamente producto de la temporada de otoño que vive el país.
“María Angélica Enríquez ha trabajado con el Centro por más de 20 años, y tres de las cualidades que su conducta ha resaltado en todos estos años son: su alto sentido de historia, ya que María Angélica entiende muy bien y aprecia mucho la historia del Centro, tiene una dedicación tremenda y un nivel de lealtad que no tienen igual”.
Con esta afirmación, Claudio Ruiz, Director Ejecutivo del Centro para Gente de Habla Hispana, dio inicio a lo que este año fue el punto de agenda más importante de la Asamblea General Anual de la entidad: la entrega de reconocimientos a ocho de los más antiguos y destacados empleados de la entidad comunitaria.

Junto con Enríquez también recibieron reconocimientos a su labor Viviana Fleming, Alicia Torres, Silvana Venegas, José Cedano, Walter Grajeda, Ana Castro y Consuelo Rubio, homenajes que se concretaron en emotivas descripciones sobre las características personales y laborales que cada uno posee, así como también en placas que serán testimonios para siempre.

Y con toda seguridad la entrega de dichos reconocimientos fue el evento más importante de la reunión por varias razones: la primera, porque es la primera vez en la historia del CGHH que se hace un reconocimiento de este tipo a los empleados, y segunda, porque la reunión se llevó a cabo de manera tan distensionada y fluida que prácticamente no existieron temas de debate.

Patricia Pardo, Presidenta de la entidad, explicó que finalmente en el CGHH se acabaron los conflictos y que ahora trabajan en un gran equipo conformado por los miembros de la Junta Directiva, el Director Ejecutivo, el personal y el sindicato de la institución.

“Hay mucha energía, mucha gente nueva que está llegando, hijos de los antiguos hispanos que llegamos acá, una tremenda energía, un tremendo entusiasmo y una tremenda estabilidad en todo sentido, se puede notar en el ambiente que hay acá, entre nuestro staff, la Junta Directiva, amigos, clientes… la estabilidad que hemos logrado en estos momentos creo que de los 35 años que tenemos no se vivía este tipo de ambiente sin tensiones, sin conflicto, hemos logrado lo que siempre queríamos, ser una familia”, aseguró.
Como ejemplo destacó la firma del nuevo contrato colectivo de trabajo con el sindicato, dado que el anterior expiró el pasado mes de marzo y el nuevo estará en vigencia hasta el año 2011.

“Se firmó un nuevo acuerdo que nos beneficia a ambos, que nos da una tremenda estabilidad al Centro tomando en cuenta los momentos económicos que se están pasando. No se quiso firmar con mas extensión porque la única parte que tocamos es la parte económica, el resto está todo bien, pero en la parte económica los aumentos de sueldo es donde se firmó por corto periodo porque no sabemos cómo va a estar la situación, esperamos que la crisis pare y que podamos recibir más financiamiento”, apuntó.
Al consultarle si la negociación de dicho acuerdo había sido difícil, tomando en cuenta la última negociación que derivó en la única huelga laboral que ha enfrentado la entidad en sus más de 35 años de existencia, aseguró que realmente no fue difícil.

Ruiz coincidió con la presidenta, reafirmando que internamente el CGHH es una familia dinámica: “Esta frase me parece que indica que hay una relación muy íntima entre todas las personas que están acá, pero también dada la naturaleza de ese tipo de relaciones siempre van a surgir desacuerdos que van a llevar a que haya un diálogo para que se resuelvan la cosas. Siempre va a haber desacuerdos, eso ya es algo natural que es parte de cualquier tipo de organización, como en una misma familia”, manifestó.
El Director Ejecutivo, que asumió precisamente en momentos en que en la entidad existía una fuerte pugna entre los empleados sindicalizados y la Junta Directiva y la dirección de ese entonces, reveló que efectivamente el CGHH ha cambiado muchísimo en términos de la relación que existe ahora entre todas las diferentes partes que componen la entidad, apuntando que “este es definitivamente un lugar muy dinámico que está en un nuevo periodo”.

“Ahorita más que todo el trabajo que se está haciendo es de enfocar en cómo sacar al Centro de un periodo de crisis económica nacional”, explicó, aclarando no obstante que aunque han debido afrontar recortes presupuestarios esto no ha afectado ni al número de personal ni la prestación de los servicios. Al contrario, explicó que el Centro, como comúnmente se le conoce, se ha expandido en los últimos años y que incluso se está buscando incrementar el número de empleados a través de la recuperación de los fondos que les fueron recortados.

Hasta el momento se han contratado a cuatro personas adicionales, la mayoría profesionales jóvenes, “pero es algo que no se ha hecho a propósito, es simplemente que cuando se han anunciado las posiciones se ha recibido una buena cantidad de resumés de gente joven que ha acumulado una historia laboral bastante impresionante”, acotó.

En relación a las perspectivas para los próximos meses Ruiz no ocultó que probablemente van a estar un poco difíciles por la situación económica, pero insistió en que lo bueno del Centro es que la gente que trabaja en la institución ha demostrado ser muy flexible con la realidad económica del país.
“Yo trato de mantener a todo el mundo al tanto de cuál es la situación económica, cómo está el Centro, para que así entonces ellos participen en lo que es la dirección y en las decisiones que se tienen que tomar, algunas van a ser muy difíciles, pero ellos tienen un papel muy importante que jugar en todo esto porque en una organización como esta uno no puede venir e imponer cosas sino que  se tiene que hacer de una manea de consenso”, explicó.

Pero con toda seguridad, algo que a los empleados no se les consultó fue la decisión de otorgarle reconocimientos al personal más destacado, ya que la sorpresa en todos los homenajeados fue más que evidente.

“Quiero decir gracias al Centro por reconocer el trabajo no sólo mío sino que también de todas las personas que han pasado, como Consuelo Llanos y Ángeles Fernández , que trabajaron en el Centro y que ayudaron durante 15 años”, dijo José Cedano.

El empleado, quien dirige el Programa del HIV/Sida, ha sido miembro de la Junta Directiva de la entidad, fue voluntario en la misma durante cuatro años, y ahora lleva ya 15 años trabajando en ella, precisamente desde que comenzó este programa.

“El programa comenzó con muy pocos recursos y sigue con muy pocos recursos, pero es importante para nosotros continuar, y verdaderamente me siento muy orgulloso (de este reconocimiento) porque representa a todas las personas que hemos ayudado y a todas las personas que proveemos información y a todas las personas que se nos han ido también”, aseguró, antes de aceptar que esa noche fue la primera vez en la historia de la entidad comunitaria hispana que se brindaron reconocimientos al personal que ahí labora.

Walter Grajeda, quien trabaja como Consejero de Asentamiento y lleva más de 20 años en la institución, expresó por su parte que el reconocimiento recibido esa noche significaba bastante por la labor que la organización le ha brindado a la comunidad. “Pero yo esta placa la tomo no que es directamente para mí sino que la quiero compartir con el resto del personal, porque el esfuerzo que cada uno de mis compañeros dedican a la organización es bastante grande y sin ellos no pudiera existir el Centro y no pudieron ayudar a la comunidad de la forma que se le está ayudando”, aseguró.

Para Ruiz, los reconocimientos son más que merecidos, sobre todo al considerar que se está destacando el trabajo y la dedicación de empelados que a pesar de las diferentes etapas difíciles por las que ha pasado el Centro se han quedado en la entidad y han continuado brindando los servicios que la comunidad hispana necesita.

“Ellos no han tomado esa decisión que puede ser muy fácil muchas veces de simplemente decir mejor me largo… han persistido y con la misma dedicación que tienen de tratar de que el Centro salga adelante y de hacerlo funcionar”, aseguró, algo que evidentemente parece estar sucediendo.

Be the first to comment on "En Asamblea Anual homenajearon a ocho empleados del Centro para Gente de Habla Hispana"

Leave a comment