Empresarios salvadoreños ayudaron a torturador argentino en El Salvador

ERICK LEMUS / GINEBRA
El periodista Juan Gasparini denunció que empresarios salvadoreños protegieron al ex almirante de la marina argentina Ricardo Miguel Cavallo durante los años noventa. Las declaraciones de Gasparin fueron brindadas durante una conferencia de periodistas de investigación realizada la semana pasada en Ginebra, Suiza, donde denunció los hechos.

Gasparini reiteró que Cavallo, quien está acusado en Argentina por ser uno de los torturadores en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), pasó por Centroamérica como empresario y contó con el apoyo de socios locales.

Cavallo perteneció al sector de operaciones del Grupo de Tareas 3.3.2, que pertenecía a la ESMA, y era conocido como “Sérpico” por las víctimas, pues se infiltraba entre universitarios que militaban en la izquierda y luego los secuestraba.

A Cavallo se le relaciona con al menos 227 desapariciones y 110 casos de tortura y secuestro, entre ellos el de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet.

Cavallo fue detenido en México en agosto de 2000, luego de realizar negocios en El Salvador, donde participó en la privatización del registro público de vehículos.

Cavallo fundó la empresa Servicios de Transporte Centroamericano (SERTRACEN) junto con la familia Borja Nathan.

El nombre de Ricardo Cavallo estuvo en la nómina de la junta directiva, pero fue sustituido por el de su hermano menor, Oscar, cuando fue detenido por la INTERPOL.

Oscar Cavallo se convirtió en gerente general de la empresa que opera en territorio salvadoreño.

Por su parte, Gasparini es uno de los sobrevivientes del campo de tortura en la ESMA donde estuvo secuestrado entre 1977 y 1978.

Cavallo dirigió la operación donde asesinaron a la esposa del periodista y secuestraron a sus dos hijos, pero Gasparini posteriormente fue liberado y recuperó a pequeños, con quienes huyó a Suiza como refugiado político.

Gasparini también pidió al gobierno de Francia que retire una medalla al mérito que le fue otorgada a Cavallo en 1981 cuando fungió como diplomático en París.

Pese a que Cavallo también está acusado del asesinato de las monjas francesas, el gobierno de Nicolás Sarkozy no ha revocado la distinción.

Be the first to comment on "Empresarios salvadoreños ayudaron a torturador argentino en El Salvador"

Leave a comment