Dirigentes hispanos protestan por redadas en Ontario contra trabajadores indocumentados

OSCAR VIGIL / TORONTO
Una enérgica protesta por la serie de redadas llevadas a cabo recientemente por las autoridades canadienses en contra de decenas de trabajadores indocumentados, realizaron varios dirigentes hispanos quienes calificaron la acción como xenofóbica y carente de sentido. Las redadas fueron ejecutadas por la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, y se llevaron a cabo principalmente en la provincia de Ontario, donde fueron detenidos varias decenas de personas de origen latinoamericano quienes actualmente enfrentan procesos de deportación. Un buen número de miembros de la comunidad se hicieron presentes a una marcha de protesta llevada a cabo por diversas entidades defensoras de los inmigrantes frente al centro de detenciones de Rexdale, en Toronto.
Víctor Carrozzino, directivo del Sindicato de la Alimentación y del Comercio de Canadá (UFCW, por sus siglas en inglés) explicó que su organización ha iniciado una serie de acciones que buscan denunciar las acciones del gobierno y de la policía canadiense al arrestar injustamente a trabajadores que el único delito que habían cometido era ir a trabajar.

“No se tiene toda la información completa pero sabemos que ha sido un poco más de cien personas que fueron arrestadas por no tener sus documentos consigo en ese momento”, aseguró el dirigente sindical, antes de explicar que los trabajadores detenidos, que en su mayoría eran de origen hispano, están vinculados con varias industrias representadas por la UFCW.

“El número más grande es de una fábrica que procesaba pollos y gallinas. También ha habido un número de trabajadores agrícolas que fueron arrestados cuando estaban en camino a la graja a trabajar, y hay un par más de otros lugares de trabajo que todavía no han sido identificados”, aseguró.

La semana pasada, oficiales de la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá y de la Policía de South Simcoe arrestaron a 79 personas en Badford, Ontario, como parte de una investigación realizada en contra de la inmigración ilegal de trabajadores.

Todos los arrestos fueron hechos bajo lo estipulado por Ley de Inmigración y Protección y Refugio y dicha redada fue dirigida hacia un número de trabajadores tan elevado que se ha convertido en el caso más grande e importante en la historia de la GTA.

Los informes explicaron que oficiales de las dos agencias de gobierno irrumpieron en tres negocios diferentes y en varias residencias para hacer las aprehensiones, y que la planta procesadora de pollos Cericola Farms fue uno de los negocios redados por la policía.

El hecho sucedió entre el jueves y viernes de la semana pasada y de inmediato generó la reacción del sindicato y de diversas entidades defensoras de los derechos humanos, quienes realizaron una marcha de protesta frente a las instalaciones del Centro de Detenciones de Toronto ubicado en el 385 de Rexdale Blvd.

“Entre los detenidos hay varios hispanos, pero no se sabe el número exacto. De los trabajadores agrícolas todos eran latinoamericanos, y de los trabajadores en la fábrica procesadora de pollos cerca de la mitad eran latinos”, explicó Carrozzino, quien agregó que no obstante el estatus legal de los detenidos, para el sindicato todos ellos son trabajadores y eso es lo que importa.

“Para nosotros son todos afiliados, son todos trabajadores y los defendemos en la misma forma a todos, porque para nosotros un trabajador es un trabajador  y tienen todos los derechos igual a cualquier ciudadano”, aseguró.
Por su parte, Alexis Barillas, quien también es miembro del UFCW, explicó que el tipo de redadas como la realizada la semana pasada comenzaron a llevarse a cabo en Canadá en el año 2006, pero agregó que en estos últimos meses se han estado intensificando más hasta llegarse a convertir prácticamente en el tipo de redadas que hace el gobierno estadounidense en contra de los trabajadores inmigrantes.

“Nosotros estamos en contra de esa política”, aseguró, explicando que la misma afecta principalmente a trabajadores que llegan a la provincia a desempeñar tareas en el área agrícola así como también en hoteles, quienes “son trabajadores que esencialmente están tratando de sacar adelante la economía de Ontario pero son los que mas sufren, los que mas son atacados, y nosotros estamos en contra de eso porque creemos que si ellos son buenos para venir a trabajar también son buenos para quedarse aquí en Canadá”.

“La política del gobierno canadiense, o la escusa que ellos están utilizando es que son trabajadores que están ilegales y que están supuestamente siendo traficados y que están siendo explotados, y que por eso es que hacen las redadas, pero nosotros sabemos que esto no es, sino que simplemente es un ataque en contra de esos trabajadores que tienen familia, que son personas honestas y que simplemente por la situación económica en la que se encuentran en sus países de origen vienen a esta ciudad a tratar de salir adelante”, aseguró.

Rodolfo Molina, quien no trabaja en la industria alimenticia pero se hizo presente a las actividades de protesta por las redadas, justificó que como cristiano estaba llamado “a apoyar la solidaridad con nuestros hermanos inmigrantes. Creo que deberíamos ser los primeros que deberíamos estar aquí, los cristianos, para levantar el grito de protesta para que llegue hasta el cielo si es posible, para ayudar a los hermanos inmigrantes especialmente en este caso que están siendo detenidos injustamente. Ellos no han cometido ningún delito, sólo el delito de venir a buscar trabajo”, aseguró.

Por su parte, la Presidenta del Congreso Hispano Canadiense, Vilma Filici, quien también ha participado en las actividades de protesta, explicó que es muy importante que dichas acciones se realicen dado que las detenciones masivas de trabajadores sin estatus han comenzado aproximadamente desde hace tres semanas en distintas zonas de la provincia de Ontario, así como también se han estado dando allanamientos en British Columbia.

“No tenemos toda la información necesaria pero parece ser que es una campaña a nivel nacional de este gobierno, de imitar los allanamientos y detenciones que se llevan a cabo en los Estados Unidos”, aseguró.

Agregó que en el 2006 empezaron a haber detenciones y que luego se pararon y únicamente se seguía deportando a las personas a medida que sus casos de inmigración iban terminando, pero explicó que aparentemente ahora las autoridades han reanudado los allanamientos y las detenciones en masa, lo cual es muy preocupante.

“Yo creo que no es tanto como dijo el Ministro de Inmigración el querer enforzar la ley de inmigración, sino que creo que es un movimiento político para ganar la simpatía de las personas que creen que por culpa de las personas que trabajan sin estatus en el país ellos están perdiendo sus plazas de trabajo”, apuntó.

Pero ese es un planteamiento que no tiene lógica, agregó, dado que “la realidad es que las personas que están siendo arrestadas son personas que están trabajando por menos del salario mínimo, que están trabajado con agencias que los llevan a distintas fábricas y a distintos lugares a trabajar, a quienes se les está pagando $8.50 la hora y que en general están haciendo trabajos que ningún otro canadiense quiere hacer”.

En este contexto, los dirigentes hispanos explicaron que la solución al problema es simple: otorgar la legalidad a los trabajadores que ya están trabajando en el país.

“La solución correcta a este problema es darles la oportunidad a los trabajadores de que se queden. Ellos simplemente vienen a trabajar y quieren salir adelante porque quieren cumplir con ese sueño canadiense como cualquier otro inmigrante que viene a Canadá, sea legal o ilegal, y si ellos son buenos para venir a trabajar también deberían tener el derecho para quedarse aquí”, aseguró.

Similar posición manifestó Carrozzino, quien explicó que luego de las protestas del domingo el siguiente paso es hacer más actividades similares y a la misma vez “seguir los pasos legales y seguir el trabajo continuo que hacemos. Hicimos la protesta y la propuesta es muy sencilla: estas redadas contra migrantes tienen que parar, no hay alternativas, actividades al estilo de los Estados Unidos que no tienen lugar no tendrían que ser permitidas aquí en Canadá”.

Finalmente, Filici explicó que el CHC continuará trabajando con las organizaciones humanitarias que están luchando a favor de los indocumentados, y que concretamente mañana jueves tendrán una conferencia a nivel nacional para ver que medidas van a tomar a fin de parar esas acciones de parte del gobierno.

Adicionalmente, aseguró que para la próxima semana el CHC tendrá una reunión con un equipo de asesores del Ministro de Inmigración del país, “donde nuevamente vamos a plantear como CHC la necesidad de un programa de regularización para los trabajadores que no tienen estatus en el país”.

Be the first to comment on "Dirigentes hispanos protestan por redadas en Ontario contra trabajadores indocumentados"

Leave a comment