Conmemoran en Toronto 29 años del martirio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero

OSCAR VIGIL / TORONTO
Ante la pregunta de si era católico, Agustín García tardó varios segundos en responder, pero luego dijo que sí, en una respuesta que más pareció provenir de un largo convencionalismo que de un sentimiento profundo. Sin embargo, cuando se le consultó si creía en los Santos, su respuesta fue inmediata al decir que no necesariamente, pero aclarando con énfasis que si todos los Santos fueran como Monseñor Oscar Arnulfo Romero entonces si creería en los santos.
Agustín García fue uno de los poco más de trescientos salvadoreños que el fin de semana se reunieron en Toronto para conmemorar el martirio del arzobispo salvadoreño, en una actividad en la que fue difícil diferenciar donde terminaba la conmemoración del asesinato de ‘San Romero de América’, y donde comenzaba la celebración por el triunfo obtenido el fin de semana pasado por el partido de izquierda FMLN y su candidato Mauricio Funes en las elecciones presidenciales salvadoreñas.
“De alguna forma Mauricio Funes es de la escuela de Monseñor Romero, y como dijo él, su trabajo iba a ir alineado por esa presencia por los pobres que demandaba Romero, y de alguna forma también el Frente en general, aunque no sea necesariamente trabajo de pastoral, está alineado con ese mismo sentir de Romero”, aseguró García, en un intento por explicar la raíz de la mezcla de conmemoración por el arzobispo asesinado y la celebración del triunfo de la izquierda salvadoreña que se llevaba a cabo en Toronto.

Esa noche, cientos de salvadoreños, latinoamericanos y canadienses provenientes de diversos lugares del Área del Gran Toronto se reunieron para conmemorar con cánticos, poemas y testimonios el aniversario número 29 de la muerte de Monseñor Romero, quien fue asesinado por fatídicos escuadrones de la muerte que en la década de los años 80 actuaban impunemente en El Salvador.

Un informe de la Comision de la Verdad que investigó los hechos mas violentos ocurridos en El Salvador en el transcurso de la guerra civil de 12 años que vivió el pais centroamericano, concluyó que el asesinato de Romero fue ordenado por el ex Mayor del ejército Roberto D’Aubuisson, ya fallecido, quien fue el fundador del actual partido en el poder, Alianza Republicana Nacionalista (Arena), de derecha.

Y a la actividad de conemoracion del fin de semana se hicieron presentes muchos salvadorenos que precisamente debieron huir del país centroamericano en esa época para poder salvar sus vidas, como por ejemplo Rodolfo Molina, quien fue miembro de las comunidades eclesiales de base en su pais de origen, en las que trabajó de cerca con el arzobispo asesinado.

“Nosotros somos testimonios vivos que podemos decir ‘yo sí lo vi y comí con él’ como decían los apóstoles”, explicó Molina, quien dijo sentirse satisfecho porque a pesar del paso de los años, la memoria del santo de los pobres en El Salvador continúa viva tanto dentro como fuera de El Salvador.

Molina explicó que la primera vez que vio a Romero fue cuando éste tenía aproximadamente un mes de haber tomado posesión del arzobispado. “Yo estaba en la parroquia de Soyapango (en el area del Gran San Salvador), y la primera sorpresa fue del párroco, quien estaba decepcionado porque habían nombrado a Monseñor Romero (como arzobispo). Yo no entendía mucho la cosa, pero el párroco me dijo: ‘¿sabes qué pasó?, ordenaron a Monseñor Romero, no debería ser él, debería ser Monseñor Rivera’”, explicó Molina que le dijo el párroco.
Al momento de su nombramiento, Romero era un obispo muy cercano a los sectores de la derecha que entonces gobernaban el pais con mano dura, pero una vez asumió el cargo y comenzó a involucrase cada dia mas con los sectores eclesiales de base, surgió lo que muchos consideran una ‘conversion’ a favor de los pobres.
Un mes después de que el párroco de Molina lamentó el nombramiento de Romero como nuevo Arzobispo de la capital salvadoreña, éste les dio una sorpresa al llegar a visitarlos a Soyapango.
“Ahí teníamos problemas con gente de la parroquia porque el sacristán era de ORDEN (una organización paramilitar que operó en esa época) y había una división, y entonces ellos lo mandaron a llamar (al Arzobispo) para que viniera a pararnos a nosotros. La sorpresa fue que cuando nos preguntó que qué era lo que estábamos enseñando, le mostramos los documentos que producía el arzobispado, y al final nos dijo: ‘si esto es lo que están haciendo, cuenten con mi apoyo, el arzobispo está con ustedes’. Fue una sorpresa grandísima y de ahí para allá entablamos una relación bien bonita porque los representantes de cada comunidad íbamos al arzobispado una vez por mes”, recordó Molina.

Pero este salvadoreño que tiene más de dos décadas de vivir en Canada no fue el único que tuvo algo que contar el fin de semana en Toronto. También lo hicieron Guadalupe Benavides y Francisco Hernández, entre otros, quienes comparten el hecho de haber llegado a Canadá en calidad de refugiados por razones políticas, y también que desde diversos ambientes salvadoreños mantuvieron contacto con Romero.

“Los salvadoreños no debemos olvidar que Monseñor Romero murió por una causa. El siempre predicó la verdad, y yo como salvadoreña pienso que él tenía toda la razón cuando decía que El Salvador iba a cambiar algún día, y el cambio lo veo que es muy bueno, y espero que el señor Funes haga lo que dice que propone cambiar El Salvador, y pienso que lo va a lograr con el apoyo de todos los salvadoreños”, dijo Benavides.

El evento en Toronto fue organizado por la Asociación salvadoreño Canadiense, la cual año con año marca esta fecha para conmemorar un aniversario que es de mucha importancia para todos los salvadoreños, y máxime este año en que “el resultado de todo el trabajo de Romero se concreta por el triunfo en las elecciones pasadas. Es una increíble coincidencia que a una semana del aniversario de su vida y de su obra estemos celebrando el triunfo del pueblo en El Salvador, o sea que de alguna forma aún temporalmente coincide, y creo que este es el resultado de su trabajo y de su sacrificio, de su martirio también”, dijo García.

Be the first to comment on "Conmemoran en Toronto 29 años del martirio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero"

Leave a comment