Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba triunfaron en el Living Arts Centre de Mississauga

PASTOR VALLE GARAY / MISSISSAUGA /
Cuando el espectáculo es de primera calidad, promete y cumple más allá de las expectativas. Entonces la colonia de habla hispana en Canadá invariablemente responde con desbordante entusiasmo. En conferencia de prensa anunciando el evento la Prima Ballerina cubana Anette Delgado señaló que era “la intención de la compañía familiarizar al público hispanohablante con el ballet cubano y ofrecerle lo mejor de su repertorio en esta ciudad de Ontario.”
Eso es precisamente lo que ocurrió el 8 de diciembre con el programa de Una Noche de Gala con las Estrellas del Ballet Nacional de Cuba, en el Hammerson Hall del teatro Living Arts Centre de Mississauga, Ontario. Cada magistral número del extraordinario, inusual repertorio arrancó prolongados aplausos y sonoras exclamaciones de júbilo del nutridísimo público hispanohablante, muchos de los cuales asistían por primera vez a una función de ballet e indicaron que de regresar el ballet cubano a Ontario volverían a presenciarlo.
Decimos inusual porque el programa contemplaba un cambio radical a la tradicional presentación de una obra completa del ballet clásico. En esta ocasión el Ballet Nacional de Cuba ofrecería una primicia al público canadiense: pondría en escena una innovadora, apasionante selección de lo mejor de su repertorio.

El resultado colmó las expectativas del más exigente. Técnica maravillosa. Agilidad indescriptible. Perfección de movimiento. Diáfana belleza en todo momento. El programa consistió de En las sombras de un vals, coreografía de Alicia Alonso sobre un vals de Strauss con la estupenda participación de dos bailarines principales y del elenco del BNC; Muñecos, precioso cuento sobre una muñeca y un soldado de juguete, guión y música cubana; El Cascanueces, una brillante pas de deux en donde los bailarines principales Anette Delgado y Javier Torres confirmaron una vez más su exaltado lugar entre los mejores intérpretes del ballet mundial; Acentos, exigente danza técnica con la que cinco bailarines principales del BNC cubrieron las tablas en increíble, imposible derroche de complejos, talentosos pasos para deleite de un público que les vitoreó repetidamente; Pas de trois, del ballet Lago de los Cisnes.

Cerrando la noche con broche de oro la eximia Prima Ballerina Viengsay Valdés y el incomparable Bailarín Principal Eliar Bourzac se robaron el corazón del público con su maravillosa representación de Kitri y Basilio respectivamente en el grandioso pas de deux de Don Quixote. Complementó el lienzo del extraordinario segmento la brillante actuación del elenco del BNC en el papel de toreros, majas, Espada y Mercedes. El resonante y prolongado aplauso no se dejó esperar. Estremeció el auditorio.

Al caer el telón la Prima Ballerina Absoluta Alicia Alonso, fundadora y directora artística del Ballet Nacional de Cuba, apareció en el escenario escoltada por Viengsay y Eliar. Agradecerían el aplauso. Saludarían a la concurrencia. Solamente atinaron a dar las gracias.

Fue un momento tierno. Electrizante. Inolvidable. Entre gritos y bravos, un tsunami de calor y de cariño irrumpió en el teatro. Para muchos la emoción única de ver en persona a la exquisita diva cubana provocó lágrimas. De orgullo. De reconocimiento. De felicidad. Era natural. Compartían la noche con una consagrada leyenda en los anales de la danza y con nueve de los más brillantes y cotizados Bailarines Principales en el mundo del ballet.   

Un grupo de niños subió a las tablas para presentarle sendos ramos de flores a Alicia y a sus bailarines. La sonrisa de megavatios de la diva agradeció el hermoso gesto. La delirante multitud le respondió instantáneamente. Una larga, ensordecedora ovación estremeció el auditorio. Una vez más se manifestaba en todo su esplendor la magia de Alicia y del Ballet Nacional de Cuba.

Realzaron el acto Su Excelencia Teresita de Jesús Vicente Sotolongo, Embajadora de Cuba en Canadá; su esposo Antonio Rodríguez Varcárcel, Ministro Consejero, Embajada de Cuba en Canadá; Jorge Soberón, Cónsul General de Cuba en Toronto; el distinguido abogado Juan Carranza, de Carranza Barristers and Solicitors, benefactor artístico de Una Noche de Gala con las Estrellas del Ballet Nacional de Cuba; Michael Crabb, crítico de arte del Toronto Star; Gary Smith, crítico de arte del Hamilton Spectator; Lester Tomé, profesor de arte y cultura en varias universidades de los Estados Unidos y Belma Gurdil-Diamante, Directora Ejecutiva del Elenco Juvenil del Ballet de Canadá (The Canadian Ballet Youth Ensemble).

De esta manera concluye Alicia Alonso la gira de tres días por Mississauga y Hamilton. En esta última ciudad Madame Alonso inauguró La Vida de Una Leyenda, estupenda muestra artística multimedia que traza su legendaria trayectoria. Acto seguido asistió al homenaje designado Una Noche con Alicia Alonso: La Vida de una Leyenda en el Hamilton Club al que, entre muchos personajes de las artes y de la diplomacia, acudieron  Evelyn Hart y Verónica Tennant, dos de las más exquisitas Prima Ballerinas del Ballet Nacional de Canadá y Amanda Martínez, la sensacional cantante mexicano-canadiense.

Madame Alonso vino a Canadá después de recorrer con el BNC más de treinta países en Asia, África, América del Sur, América Central, Norteamérica y Europa. Regresa a Cuba para dirigir en la primera semana de enero del 2010 El Cascanueces, una coproducción del BNC y del Elenco Juvenil del Ballet de Canadá (Canadian Ballet Youth Ensemble) en su histórica, primera actuación en el Gran Teatro de La Habana. De ahí saldrá para Grecia, seguido de una presentación especial en su homenaje en los Estados Unidos.

La próxima semana la eterna diva cubana arriba a los 90 años de edad. En el verano cumplió 60 años dirigiendo el Ballet Nacional de Cuba. Logró colocarlo entre las cinco mejores compañías del ballet mundial. Alicia es eterna e indestructible. Lo captó el público de Mississauga. Le brindó aplauso y calor humano. Se lleva nuestro respeto y nuestra admiración. Lo ha dado todo. Más no se le puede pedir.       

   
PIE DE FOTOS:
La consagrada artista Alicia Alonso recibió una ovacion de pie de parte de las centenares de personas que acudieron a la presentación del Ballet Nacional de Cuba en el Living Arts Centre de Mississauga.

Alicia Alonso y su esposo Pedro Simon junto con Pastor Valle Garay y su esposa Angela en la galería de arte Art Cracker.

De izq. a der.: Jorge Soberón, Cónsul General de Cuba; Antonio Rodríguez Varcárcel, Ministro Consejero, Embajada de Cuba en Canadá; Teresita de Jesús Vicente Sotolongo, Embajadora de Cuba en Canada; Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, fundadora y directora artística del Ballet Nacional de Cuba y su esposo Pedro Simón, Director del Museo Nacional de la Danza en La Habana, Cuba.

*Senior Scholar, Universidad de York

Be the first to comment on "Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba triunfaron en el Living Arts Centre de Mississauga"

Leave a comment